Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

La figura de Drácula sigue siendo la protagonista de nuestras últimas reseñas, aunque en esta oportunidad nos encontramos a full color y varias décadas más adelante. Se trata de Dracula vs. Frankenstein, película dirigida por Al Adamson y que fue la última película que realizaron los actores Lon Chaney Jr y J. Carrol Naish.


Como buena película de Adamson todo empieza de forma muy confusa. Primero vemos a un vampiro manipular un cadáver en el cementerio para después matar al cuidador del lugar, acto seguido vemos a una mujer en la playa que es decapitada de un hachazo, para dar paso a otra escena en la que otra mujer canta y baila acompañada por dos hombres.


La situación comienza a cobrar algo de sentido cuando descubrimos que esta mujer es una artista llamada Judith Fontaine (Regina Carrol) y que ha informado a las autoridades sobre la desaparición de su hermana Joan (la decapitada). La policía no le da demasiada importancia al caso debido a que Joan (Maria Lease) se había marchado de casa para vivir en una comunidad de hippies y asumen que estará en malos pasos o que simplemente no quiere ser encontrada.


La siguiente escena nos permite conocer al doctor Durea (J. Carrol Naish), un personaje que será trascendental para toda la trama de Dracula vs. Frankenstein. Durea habita en un parque de atracciones en el cual él está a cargo del "Emporio de criaturas", algo así como una casa del horror donde exhibe seres monstruosos y elementos de tortura y muerte.


Una noche el doctor Durea recibe la visita de un misterioso caballero del que rápidamente nota que no se refleja en el espejo. El visitante, sin mayores preámbulos, le indica que está al tanto de lo que está haciendo y a su vez le revela que sabe que su verdadero apellido es Frankenstein y que cayó en desgracia después de ser ridiculizado por sus colegas debido a sus estrafalarias investigaciones científicas. Acto seguido le informa que tiene en su poder los restos del monstruo de Frankenstein y le ordena tomar parte de una colaboración entre ambos en la que deberá revivir a la criatura.

Creo que nunca había visto un monstruo de Frankenstein con un aspecto tan descompuesto.

¿Y qué es lo que ha estado haciendo exactamente este descendiente de Frankenstein? Con la ayuda de Groton (Lon Chaney Jr.) captura mujeres que han sido previamente decapitadas con un hachazo para después revivirla gracias a la receta de la familia. La explicación es que ocurre una transformación molecular en estas mujeres al sufrir un trauma tan severo como lo es ser asesinadas con un hacha, y este cambio en su sangre sirve para generar un suero milagroso que hará que Durea pueda abandonar su silla de ruedas además de ayudar a sus amigos y volver invencible a Drácula.


En un principio Durea no se deja intimidar por el conde Drácula (Zandor Vorkov), pero este sabe mostrarse muy convincente gracias al anillo que porta y que dispara una especie de rayo de la muerte que incendia todo lo que toca.


Después de esa escena tanto Drácula como el monstruo prácticamente desaparecen de la trama y la historia se centra en Judith y sus pesquisas por dar con el paradero de su hermana. En la comunidad playera donde fue vista por última vez conoce a Mike (Anthony Eisley), con quien hace buenas migas y este decide ayudarla en su búsqueda. Realmente no hacen mayor cosa más allá que deambular por el lugar pero finalmente atan los cabos y descubren que Durea está detrás de las muertes y las desapariciones.


Son unos 30 minutos de todo eso y es inevitable cuestionarse por qué la película se llama Dracula vs. Frankenstein si el vampiro no tiene tanto espacio en pantalla y además está aliado con el doctor. Pero bueno, no sería una película de Al Adamson si todo tuviera sentido. En los instantes finales de la película descubrimos que el enfrentamiento del título hace referencia a la criatura creada por Frankenstein y aun así son apenas 5 minutos lo que dura. Posteriormente la película fue rebautizada con títulos más coherentes como Blood of Frankenstein en el Reino Unido y The Revenge of Dracula en Estados Unidos.

Ya que hablo de las incongruencias de esta producción, vale la pena mencionar una pandilla de tres motorizados que aparece sin razón aparente en varios momentos de la trama para acosar a una chica llamada Samantha (Ann Morell). Busqué información al respecto y parece que en un principio la idea de Adamson para la película que terminamos conociendo como Dracula vs. Frankenstein era más bien una secuela para Satan's Sadists, pero durante algún punto del rodaje cambió de parecer y prefirió filmar una película de terror que otra de pandilleros, si bien mantuvo algunas de estas escenas en el montaje final.

No me pregunten por qué lleva un brazalete nazi porque en ningún momento lo mencionan.

No podemos finalizar esta reseña sin hablar de los amigos que el doctor Durea planea curar. Uno de sus secuaces es Groton (Lon Chaney Jr.), un mudo de comportamiento salvaje que se encarga de decapitar y capturar las víctimas que le servirán al doctor para crear suficiente suero para todos. Vale la pena mencionar que en este punto de su carrera Lon Chaney Jr. padecía de cáncer de garganta y seguramente eso habrá tenido que ver con la decisión de hacer mudo a su personaje.


El otro camarada es Grazbo, un enano que custodia la entrada a su espectáculo en la feria y que espera crecer gracias al suero del doctor Durea. Este personaje es interpretado por Angelo Rossitto, quien 39 años antes participara en Freaks de Tod Browning y que 14 años más tarde estaría en Mad Max Beyond Thunderdome. Toda una vida en el cine.


No voy a decirles que Dracula vs. Frankenstein es una buena película, pero sí debo admitir que me sorprendió gratamente. Al menos en mi caso le tengo idea a Al Adamson desde el sufrimiento que me causó con Blood of Ghastly Horror, pero esta fue más llevadera y los amantes de las películas malas pasarán un rato ameno viéndola.

Tráiler:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...