Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

1.1.18

El ataúd del vampiro (1958)

Publicado por Marcel |

Inauguramos el año de reseñas con otra película de vampiros, en este caso de vuelta a Latinoamérica con cine mexicano y la continuación de El vampiro, producción que reseñamos meses atrás. Se trata de El ataúd del vampiro, película que reúne nuevamente a Abel Salazar, Ariadna Welter, Germán Robles y Alicia Montoya en sus roles originales, además de repetir Fernando Méndez y Ramón Obón en la dirección y el guión respectivamente.


La historia inicia con dos nuevos personajes dentro de esta historia, a quienes vemos profanando la tumba del conde de Lavud (Germán Robles). Uno de ellos es el doctor Mendoza (Guillermo Orea), que desea trasladar el ataúd al hospital donde trabaja para realizar diversos estudios en este cadáver después de todo lo que le contó su colega el doctor Enrique Saldívar (Abel Salazar); el otro es Barraza (Yerye Beirute), un malandrín que se gana la vida en actividades al margen de la ley como esta.


Si bien Barraza recibe una generosa suma de dinero por parte del doctor Mendoza, la codicia lo impulsa a querer apoderarse del medallón que porta el conde y para ello regresa al hospital cuando todos se han ido para hacerse con él. Para arrebatarle el medallón primero le saca la estaca que tenía en el pecho y, por supuesto, el vampiro vuelve a la vida.


El conde de Lavud sabe que todo vampiro necesita un Renfield, por ello no mata a Barraza sino que lo induce a un trance para dominar por completo su voluntad y hacer que cumpla sus órdenes y lo ayude a llevar a cabo su venganza contra aquellos que lo había reducido a ese estado.


Aunque en su venganza solo quiere matar a María Teresa (Alicia Montoya) y a Enrique. Sus planes hacia Marta (Ariadna Welter) siguen siendo los mismos que en la primera película: casarse con ella y hacerla su compañera por toda la eternidad.


Vale la pena mencionar que para dar pie a toda esta historia de estudiar el cuerpo del vampiro los creadores de esta película hicieron una modificación en una de sus características tradicionales. Su cadáver sí tiene reflejo en el espejo, pero en lugar de verse tal y como luce, solo se refleja su esqueleto. En base a esto Mendoza le indica a Saldívar que desea realizar un estudio celular para descubrir de qué forma los rayos lumínicos traspasan la piel de este cuerpo.


Otro aspecto que no podemos pasar por alto de El ataúd del vampiro es que por alguna razón les pareció buena idea hacer un gran uso del vampiro en forma de murciélago, si bien en varios momentos resultan muy evidentes las cuerdas que lo mueven. De hecho, casi todo el enfrentamiento final entre Enrique y el conde es con el murciélago revoloteando en torno al doctor.


Después de la escena inicial en el cementerio el clima de terror en El ataúd del vampiro se diluye y pasa a predominar más la intriga en torno a la venganza que planea el conde y la comedia con algunas situaciones a cargo de Enrique. En lo personal hubiese preferido que el tono fuese más parecido al que vimos en El vampiro, la película es entretenida y se pasa un rato ameno si les gusta esta clase de cine, pero me pareció inferior a su predecesora.

Tráiler:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...