Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

6.8.17

They Call Me Macho Woman! (1989)

Publicado por Marcel |

Retomamos la actividad con esta película de los estudios Troma con dirección, producción y guión de Patrick G. Donahue y titulada They Call Me Macho Woman!


La historia nos presenta a Susan Morris (Debra Sweaney), una viuda que se traslada a un poblado apartado para visitar una propiedad que está interesada en adquirir. Lo que en un principio parecía ser un viaje de rutina en compañía de su agente de bienes raíces se transforma en una pesadilla desde el momento en el que ella accidentalmente descubre el escondrijo de unos narcotraficantes y estos se percatan de la presencia de la intrusa.


Los malechores, preocupados por mantener su operación en secreto, inician una persecución por la carretera hasta provocar un accidente y sacarlos del camino. Con Susan atrapasada en el vehículo, Cecil (Lory-Michael Ringuette) promete ir a buscar ayuda y volver para socorrerla, pero afortunadamente ella logra salir por sus propios medios antes de que lleguen al lugar los miembros de la pandilla.


Durante su huida llega a un granero pero en lugar de obtener auxilio es recibida por otro de los miembros de este cartel y descubre además el cadáver de Cecil. De este logra escapar, pero afuera es capturada por el grupo en pleno y varios de los presentes le dejan claro su deseo de abusar sexualmente de ella. No solo los hombres, una mujer de la banda también pone de manifiesto sus intenciones.


No obstante, la ineptitud de este grupo no tiene parangón y Susan logra escapar una vez más, aunque solo para ser atrapada una vez más y nuevamente sufrir un intento de violación (del que por supuesto escapa indemne).


Habiendo huido de nuevo, llega a una casa donde la recibe un hombre de cierta edad que la invita a pasar para llamar al sheriff. ¡Pero no! Este hombre es el señor Wilson (J. Brown), el capo de toda esta operación de droga, quien aprovecha la confusión de Susan para devolverla a sus captores ¿Cómo es posible que todo le salga mal a esta mujer? ¿Qué ha hecho ella para merecer esto?

¿Me creerían si les digo que en la siguiente escena intentan abusar de ella? Pues sí, estimados lectores, este pareciera ser el punto débil de estos libidinosos narcos y una vez más le sirve a Susan para evadirse. Esta vez con más éxito que en las anteriores, puesto que llega hasta la carretera y es rescatada por tres jóvenes que en ese momento pasaban por la vía.

6.6.17

Rollergator (1996)

Publicado por Marcel |

Hoy hablaremos de una de esas películas que quienes la han visto aseguran que esta sí es la peor de todos los tiempos. Es algo a lo que estamos acostumbrados en este blog, aunque a decir verdad no recordamos haber visto una película que tuviera una puntuación tan baja en IMDb, 1,3/10 al momento de publicar esta reseña.


Como suele ser habitual en largometrajes de este estilo, en Rollergator la dirección, el guión, la fotografía, la cámara, la producción y la voz de Rollergator corren a cargo de una misma persona, Donald G. Jackson, a quien ya conocía tras haber visto años atrás la nefasta Guns of El Chupacabra.

Ahora bien, ante un título tan sugerente ustedes a lo mejor se estarán preguntando de qué puede ir esta historia. ¿Un Barnie con patines tal vez? Casi. El grueso de la película transcurre con esta criatura en el morral de una jovencita patinadora. ¿Pero qué es exactamente esta criatura? Es un lagarto bebé morado que habla, aunque él en hasta tres oportunidades aclara que no es un bebé porque ya tiene casi 12 años. El título además puede que sea una referencia a otra película del mismo Jackson, Roller Blade de 1986.


P.J. (Sandra Shuker), coprotagonista de esta aventura, encuentra a Rollergator durante un paseo en la playa. No queda claro cómo este lagarto terminó ahí, pero el punto es que necesita de su ayuda para eludir a la ninja que tiene por misión capturarlo e impedir que regrese al pantano.


¿Pero por qué una ninja querría capturar a un lagarto morado? ¿Por qué no me respeto y dejé de verla en ese instante? Para lo segundo no tengo respuesta, pero lo primero se explica con el hecho de que esta Dark Ninja (Lisa Kaake) trabaja bajo las órdenes de Chico Dennis (Joe Estevez, hermano de Martin Sheen y tío de Charlie), quien es dueño de un parque de diversiones y desea tener a Rollergator como parte de las atracciones del lugar.


En aproximadamente 5 minutos se expone la idea general del argumento, el resto hasta completar los 82 minutos de duración nos muestra a P.J. con sus patines en línea huyendo junto a Rollergator de los peligros que los acechan, principalmente Dark Ninja, quien los persigue con una patineta, aunque también deben enfrentarse a una instructora de karate (Bobbie Blackford) que fue contratada por Dennis con el mismo fin de capturar al lagarto bajo el pretexto de que es una criatura muy peligrosa que en su último ataque envió a 50 personas al hospital.


Realmente no hay mucho que contar sobre el resto de la trama, no exagero al decirles que todo se reduce a P.J. patinando por aquí y por allá. Por supuesto que eso no lo hace en silencio, se mantiene conversando con Rollergator sobre su vida en el pantano, sus intereses y aspiraciones. A Rollergator le gusta rapear y tres veces nos regala unas rimas. Lo único interesante de eso es que la actriz es bonita, de buen cuerpo y pasa toda la película con un top y un short diminutos.

13.5.17

Zombie Nightmare (1987)

Publicado por Marcel |

El día de hoy hablaremos de Zombie Nightmare, una película dirigida por Jack Bravman y que ahora mismo con 2,3/10 ocupa la posición 79 en la lista de las 100 películas con peor puntuación en IMDb. Quizás la crítica no estaba preparada para una película sobre un beisbolista zombie. Además, actúa en ella Adam West, ¿qué más podemos pedir?


La historia comienza en el pasado cuando una pareja de bravucones racistas busca abusar de una niña negra. Los gritos de la joven alertan a Bill Washington (John Fasano), quien volvía a casa junto a su esposa e hijo después de un partido de beisbol, e interviene dándole una buena tunda a estos dos tipejos. No obstante, mientras comprobaba el estado de salud de la muchacha, es apuñalado por la espalda por uno de ellos y fallece en el acto.


De vuelta al presente, Tony (Jon Mikl Thor), el hijo de Bill, ya es un adulto y su madre ha logrado hacer de él un hombre de bien a pesar de las trágicas circunstancias de su infancia. Lo vemos volver a casa después de jugar beisbol y cuando pasa por la tienda a comprar los víveres que le había encargado su mamá, somete a dos asaltantes para defender al dueño del establecimiento, el señor Peters (Walter Massey). Lamentablemente, tuvo la mala suerte de toparse en el camino de regreso con un grupo de jóvenes que venía manejando a alta velocidad y en estado de ebriedad, quienes lo atropellan y se dan a la fuga, falleciendo de inmediato.


Contrario a lo que indicaría el sentido común y las normas policiales básicas, el señor Peters con la ayuda de otros dos habitantes del pueblo lleva el cadáver de Tony hasta la casa de su madre y allí Louise Washington (Francesca Bonacorsa) lo recibe completamente destrozada. En medio de su sufrimiento se niega de forma rotunda a reportar la muerte a las autoridades y le pide a uno de los presentes que vaya a buscar a Molly Mokembe (Manuska Rigaud), la bruja del pueblo, asegurando que ella le debe un favor y que no permitirá que vuelvan a quedar sin castigo aquellos que le han causado tanto daño.


Molly Mokembe es la niña que habíamos visto en la escena inicial y el favor al que hace referencia Louise es porque considera que Molly quedó en deuda con ella porque su esposo dio su vida para salvarla. El grado de afectación que ofrece la actriz que interpreta a este personaje es tal, que mientras muestra su dolor por la muerte de Tony y anuncia los preparativos para el ritual que realizará sobre el cadáver no pude evitar soltar una sonora carcajada. Ya quisiera yo reírme tanto con una comedia. Este fue el único rol cinematográfico para Manuska Rigaud y a decir verdad se entiende que no haya recibido más oportunidades.


Con la ayuda de la sangre de un animal vivo, Molly completa el ritual y devuelve a la vida a Tony pero no como lo conocíamos sino ya con señales de descomposiciión en su cuerpo. Además, solo se mantendrá con vida hasta que se haya hecho justicia y complete su venganza contra aquellos que causaron su muerte.

2.4.17

Incense for the Damned (1970)

Publicado por Marcel |

Hay ocasiones en las que he decidido ver una película sin saber absolutamente nada de ella y dejándome llevar simplemente por detalles menores como un actor que participa en ella, un título intrigante o incluso un póster llamativo. Eso fue lo que me ocurrió cuando llegó a mis manos una película llamada Blood Suckers, que anunciaba a Peter Cushing en el rol principal. Me dije que una historia de vampiros con Peter Cushing seguro sería entretenida como cualquier producción de los estudios Hammer. Craso error.


Apenas al comenzar la película noto que como título aparece Freedom Seeker. ¿Pero qué es este título más propio de una película de guerra? Pausa y a investigar. Resulta y acontece, estimados lectores, que esta película oficialmente se conoce como Incense for the Damned y fue rodada en 1969, pero no consiguió distribuidor hasta dos años más tarde. Durante ese proceso conoció distintos nombres, como Bloodsuckers (junto y separado), Vampire Sacrifice, Doctors Wear Scarlet y el ya mencionado Freedom Seeker. Lo otro que descubrí durante mi investigación es que su director, Robert Hartford-Davis, en un punto pasó a renegar de su obra y consideró que era mejor no terminar esta película. En consecuencia, en algunas ediciones el crédito del director aparece bajo el seudónimo de Michael Burrowes y en otras, como es el caso de mi DVD, no hay mención alguna a su figura.


Armado de valor y encomendado al espíritu de Peter Cushing proseguí con este largometraje de títulos tan abundantes como dispares. La historia es un tanto confusa, al punto que en varias oportunidades hacen uso de un narrador para explicar los acontecimientos y los planes de los personajes, pero me atrevo a decir que entendí de qué iba el argumento.

La acción inicia en Inglaterra con una reunión entre varias personas que se preguntan por el paradero de Richard Fountain (Patrick Mower), a quien esperaban de vuelta hace dos días del viaje que realizó a Grecia. Entre los presentes están su prometida, Penelope (Madeleine Hinde), y su futuro suegro, el doctor Walter Goodrich (Peter Cushing), además de sus amigos Tony Seymore (Alexander Davion) y Bob Kirby (Johnny Sekka). Tony se ha enterado por parte del padre de Richard que su hijo se encuentra en problemas en Grecia y por eso no ha podido regresar en la fecha establecida. En lugar de contactar a las autoridades, el grupo viaja a Grecia para dar con el paradero de su amigo. Aunque no todos se suman a la aventura, Peter Cushing se queda en Inglaterra y no volvemos a verlo hasta la escena final de la película.


Una vez en tierra helénica, hacen las averiguaciones pertinentes con la ayuda del agregado diplomático británico y descubren que Richard se encuentra en la isla de Hidra tras haberse unido a una secta que se presume responsable de la muerte de una joven cuyo cadáver hallaron en la playa en días pasados.


Según palabras de uno de sus amigos descubrimos que Richard viajó a Grecia en busca de libertad (de ahí lo de Freedom Seekers). No sabemos si estaba agobiado por el inminente matrimonio o la presión de su trabajo en la universidad de Oxford, pero decidió pasar una temporada en el Mediterráneo para despejar su mente. Desconocemos cómo terminó en la isla de Hidra, pero sí sabemos que este grupo que lo ha reclutado disfruta bebiendo la sangre de sus víctimas así como que también se entrega a las orgías y al uso de drogas. Tal y como podemos apreciar en una psicodélica escena en la que conocemos a la líder Chriseis (Imogen Hassall), quien por alguna razón se ha obsesionado con este confundido catedrático inglés.

29.3.17

The Incredible Melting Man (1977)

Publicado por Marcel |

Durante este último mes hemos estado inactivos, pero el día de hoy hablaremos de una película que inevitablemente evoca al clásico de 1957, The Incredible Shrinking Man. En el caso de The Incredible Melting Man la radiación también es la responsable de la desgracia del protagonista, si bien en su caso la contaminación ocurrió en el espacio exterior.


Este largometraje cuenta con la dirección y el guión de William Sachs, y nos presenta la historia de Steve West (Alex Rebar), un astronauta que se encontraba junto a su equipo en una misión de exploración en los anillos de Saturno. El grupo de astronautas contempla fascinado el aspecto del Sol a través de los anillos del planeta, pero algo sucede durante ese evento y son expuestos a grandes dosis de radiación. Todos, salvo Steve, mueren en el acto.


En ningún momento explican cómo hace Steve para maniobrar la nave y regresar a la Tierra en el estado que se encontraba. Después de la escena inicial pasamos directamente a la del hospital en donde lo vemos postrado en una cama y vendado como una momia.


En un estado de total confusión, Steve despierta y ve que sus manos son casi una masa sanguinolenta. Decide entonces mirarse en un espejo y tras retirarse las vendas descubre que está totalmente desfigurado. Acto seguido, en un arrebato de ira, mata a una enfermera y escapa del hospital.


Puede que no conozcamos algunos detalles sobre el accidente sufrido por Steve, pero lo que sí sabemos es que el motivo para que no haya muerto es porque era el más fuerte y saludable del grupo, sin embargo, su cuerpo y su mente se están deteriorando con rapidez a causa de la radiación y no hay nada que puedan hacer por él. Otra cosa que sabemos es que Steve mata porque se alimenta de células humanas para sobrevivir. Puede que no tenga mucho sentido pero esa es la explicación que se nos da.


Por esa razón el doctor Ted Nelson (Burr DeBenning) cuando ve que la situación se le ha salido de las manos se pone en contacto con el general Michael Perry (Myron Healey) y este viaja inmediatamente a ese pueblo para darle cacería a este astronauta radiactivo. Todo el proceso de búsqueda es bastante ineficiente. Bajo el pretexto de que se trata de una misión secreta, el general se presenta sin refuerzos y realiza la búsqueda a lo largo del pueblo y el bosque circundante acompañado solamente por el doctor y un contador Geiger. No sorprende que al final de la jornada no logren dar con Steve a pesar de encontrar rastros de su paso en un par de oportunidades.

15.2.17

Killing Spree (1987)

Publicado por Marcel |

El día de hoy hablaremos de Killing Spree, una producción de muy bajo presupuesto con guión y dirección de Tim Ritter y que cuenta con la notable actuación de Asbestos Felt interpretando a un hombre común y corriente que sucumbe a la locura ante la presión de su día a día.


Desde el primer momento que vemos a Tom Russo (Asbestos Felt) llegar a su casa tras un día de trabajo, notamos que está cansado de su rutina, agobiado por la cháchara de su vecina y que no puede disimular su malestar cuando su esposa le recuerda que esa noche irá a cenar Ben Seltzer (Raymond Carbone), el mejor amigo de Tom y el padrino de su boda.


Durante la cena, Ben les cuenta sobre su nueva novia, una jovencita de 18 años que lo hace sentir más vivo que nunca y esto solo sirve para aumentar el desagrado de Tom hacia su amigo, ya que se trata de un hombre de unos 60 años. En un momento de la velada llaman a la puerta y Tom se levanta a atender, a su regreso se encuentra con Ben charlando animadamente con Leeza (Courtney Lercara) y en la mente de Tom esto se traduce como un intento de seducción por parte de su amigo hacia su inocente esposa. Tom lo corre de la casa y su esposa tiene que hacerlo entrar en razón explicándole que Ben solo le estaba hablando de su novia.


Al día siguiente Tom tiene sentimiento de culpa por la forma en como se comportó con su mejor amigo y su intención es buscarlo para disculparse, pero primero recibe la noticia en el trabajo de que debido a la crisis económica reducirán los salarios en un 40%. Eso arruina por completo su día y al llegar a casa discute con Leeza porque ella le dice que puede volver a su viejo empleo, algo a lo que Tom se opone rotundamente. Por ello, cuando horas más tarde llega Ben con el deseo de presentarle a su novia Angel (Rachel Rutz) y limar asperezas, Tom no se encuentra en el estado de ánimo más idóneo.


En este cambio de humor también ha influido que, tras la discusión con Leeza, Tom encontrara el diario de su esposa en el que descubre con detalles el encuentro sexual que tuvo con Ben. En este punto el espectador no sabe si es cierto o si se trata de una alucinación de Tom, completamente enajenado, pero lo que sí es real es la venganza que planea ejecutar en consecuencia.


Luego de deshacerse de los cuerpos Tom duerme profundamente y despierta mucho más relajado y de buen humor, sin embargo, Leeza le informa que ese día irá el electricista a revisar la conexión de un ventilador de techo que no está funcionando. Nuestro protagonista se marcha al bar más cercano para aclarar sus ideas con la ayuda del alcohol y llega a la conclusión de que no es culpa de Leeza sino de esos hombres que no respetan a las mujeres casadas. Este es el segundo matrimonio de Tom, el primero se terminó porque su esposa le fue infiel, lo que contribuye a esa paranoia suya respecto a Leeza y su necesidad de "protegerla".

11.2.17

Kiss Daddy Goodnight (1987)

Publicado por Marcel |

La segunda reseña del mes de febrero le corresponde a una película que debe su fama al hecho de haber servido como debut para a la actriz Uma Thurman, en un rol protagónico con apenas 17 años. Se trata de Kiss Daddy Goodnight con dirección y guión del austríaco Peter Ily Huemer, para quien también representó su primer largometraje.

La película no es para nada sórdida como da a entender el poster. No hay mujeres en lencería sexy o pidiendo perdón ante una figura paterna.

La acción transcurre en los días de Navidad y nos presenta a Laura (Uma Thurman), una joven aspirante a actriz que recientemente se ha independizado de su madre y, mientras espera por mejores ofertas, se resuelve la vida visitando bares en los que seduce a hombres de dinero para después acompañarlos a su casa, drogarlos y robarlos.


En el edificio donde habita con el único vecino que sabemos que mantiene algún tipo de relación es con un caballero llamado William Tilden (Paul Richards), un hombre algo mayor, refinado y solitario que tiene por única compañía a un conejo. El señor Tilden le ha tomado cariño a Laura porque le recuerda mucho a Lara, la hija con la que perdió contacto, no solo por la similitud en los nombres sino porque también guardan cierto parecido físico.


Aparte de la historia principal concerniente al personaje de Laura tenemos a su amigo Sid, interpretado por Paul Dillon, el hermano mayor de Matt. Sid es un joven que no sabe qué hacer con su vida y Laura le ofrece la posibilidad de quedarse a vivir con ella, pero solo si consigue un empleo. A él, sin embargo, esa propuesta no le convence demasiado y va por ahí preguntando por Johnny, exnovio de Laura y guitarrista de la banda a la que él solía pertenecer, a ver si este se anima y vuelven a formar el grupo. Por lo tanto vemos a Sid hablar con un montón de gente siempre preguntando si conocen el paradero de Johnny. Así que tenemos escenas de Sid en un bar, Sid en un baño público, Sid en una fábrica, etc.

Hola. ¿Has visto a Johnny?

Finalmente consigue la dirección de Johnny y descubrimos que es nada más y nada menos que... ¡Steve Buscemi! Es una escena bastante breve, si bien él ya tenía algunas películas en su historial, también es cierto que apenas estaba incursionando en el mundo del cine y aquí solamente consiguió un papel para un personaje que no disfruta siquiera de 4 minutos en pantalla. Sid le hace saber su plan a Johnny pero este le dice que no está interesado, ahora tiene mujer y una niña y debe hacer frente a sus responsabilidades. Luego Sid le dice que Laura le manda saludos y se produce un silencio incómodo mientras la cámara se cierra sobre un televisor que muestra fútbol americano en cámara lenta.


8.2.17

Misterios de ultratumba (1959)

Publicado por Marcel |

El mes de febrero comienza con Misterios de ultratumba, un largometraje de origen mexicano dirigido por Fernando Méndez basado en un guión de Ramón Obón.


La primera escena nos presenta al doctor Jacinto Aldama (Antonio Raxel) en su lecho de muerte y a su colega, el doctor Mazali (Rafael Bertrand), insistiéndole con vehemencia que honre el pacto que realizaron un año atrás. Tras el fallecimiento del doctor Almada, y asombrado por lo que acaba de presenciar, el doctor González (Luis Aragón) interpela a Mazali y este le explica que el pacto consistía en que el primero de los dos que muriera buscaría la forma de entrar en contacto con el otro para informarle si había o no manera para un vivo de echarle un vistazo a lo que hay después de la muerte y regresar.


Días después, los doctores Mazali y González en compañía de una médium (Carolina Barret) llevan a cabo una sesión de espiritismo para contactar con el espíritu de Aldama a fin de averiguar si ha descubierto una forma para que él pueda conocer el más allá y volver al mundo de los vivos. Almada le responde afirmativamente, pero le informa que tal aventura va ligada a un precio muy alto a pagar en caso de realizarla; no obstante, Mazali no quiere saber nada al respecto y solo le interesan los detalles respecto a cómo logrará hacer realidad su anhelo.


Las palabras de Aldama están cargadas de misterio y se limita a decirle que el próximo 15 de noviembre a las 9 de la noche, exactamente 3 meses a partir de ese momento, una puerta se cerrará y eso le abrirá las puertas de ultratumba. Asimismo, agregó que a partir de esa misma noche su existencia pasaría a verse afectada por una serie de sucesos que se irán encadenando hasta llevar su destino a donde él desea.

El espectro de Jacinto Aldama.

En la siguiente escena vemos a un joven en compañía de dos amigos disfrutar de un espectáculo de danza; una de las bailarinas pareciera reconocerlo y huye despavorida. Este joven le pregunta al administrador del lugar por la bailarina, de la que solo sabe que se llama Patricia (Mapita Cortés), pero por lo visto el terror que experimentó ella fue de tal magnitud que decidió renunciar y se marchó sin dejar ninguna dirección de contacto.


Cuando Patricia llega a su casa descubre que un hombre se encuentra allí y este le anuncia que es un mensajero enviado por su padre, el doctor Jacinto Aldama, que le ha encargado esa visita para cumplir con su última voluntad. El hombre le pide que busque el viejo relicario de su madre y abra el compartimiento secreto; en su interior Patricia encuentra una pequeña llave y el mensajero le indica que debe presentarse ante el doctor Mazali en el asilo de Las Mercedes a fin de reclamar su herencia como compensación por haberla abandonado cuando estaba muy pequeña.


Patricia, quien con tanto afán había intentado huir de todo aquella noche, llega al asilo de Las Mercedes y se topa con el mismo joven que disfrutaba de su espectáculo. Este caballero se presenta como el doctor Eduardo Jiménez (Gastón Santos) y también está recién llegado, en su caso a hacer prácticas bajo la tutela del doctor Mazali. Mientras esperan por él, descubren que ambos en los días pasados han estado soñando con el otro y se preguntan qué podrá haber detrás de esa extraña coincidencia.

17.1.17

Hell Squad (1986)

Publicado por Marcel |

La tercera reseña del mes de enero le corresponde a Hell Squad, una película de bajísimo presupuesto poco conocida que fue dirigida, escrita y producida por Kenneth Hartford, su último trabajo como director tras haber tenido poco éxito con títulos como Monstroid o The Lucifer Complex. En esta oportunidad el resultado no fue distinto y Kenneth Hartford no volvió a dirigir.


Estados Unidos ha desarrollado una poderosa bomba de neutrones que desaparece por completo a cualquier ser vivo pero deja intactas las estructuras aledañas. Unos terroristas árabes se enteran de la existencia de este nuevo instrumento de destrucción y secuestran a Jack (Glen Hartford), el hijo del embajador estadounidense en ese país para pedirle los detalles de la obtención de dicha bomba a cambio de la libertad de su hijo. En caso contrario se lo devolverán en pedacitos.


Es de esperarse que Estados Unidos no negocie con estos terroristas, mucho menos cuando lo que está en juego es algo tan potencialmente destructivo como esta bomba de neutrones, ni hablar de las consecuencias que traería para la estabilidad de la región y el resto del planeta. Por lo tanto, el embajador contacta a Jim (Walter Cox), un viejo amigo, y le plantea la situación. Jim le recuerda ciertos trabajos que realizó en el pasado y que todavía conserva algunos de sus contactos, en consecuencia, viajará inmediatamente a Estados Unidos y le promete tener elaborado un plan en los próximos días.


Sin que en ningún momento haya una explicación al respecto, el plan de Jim consiste en viajar a Las Vegas y entrar en contacto con Jan (Bainbridge Scott), una vieja amiga que ahora maneja un grupo de bailarinas. El segundo paso es someter a estas chicas a un intenso entrenamiento militar de 10 días para convertirlas en un grupo comando de élite. De forma muy conveniente para el argumento de Hell Squad, los terroristas le han dado a Mark Stewart (Jace Damon), el embajador, un plazo de 30 días para entregar todo lo relacionado con la bomba.

8.1.17

Guru, the Mad Monk (1970)

Publicado por Marcel |

En un ejercicio de masoquismo decidí ver otra película dirigida por Andy Milligan, a pesar de que mis experiencias anteriores me hacen considerarlo uno de los peores directores entre todo el cine de bajo presupuesto que he podido ver. Por lo menos, la ventaja con Guru, the Mad Monk es que dura apenas 56 minutos.


Esta película se encuentra ambientada en el siglo XV y nos presenta la historia de un monje depravado que se ha apartado de las enseñanzas de Jesús y que solo es movido por el dinero. El padre Guru (Neil Flanagan) ejerce su dominio en la isla de Mortavia donde se encarga de impartir castigos a aquellos que han sido condenados por diversos crímenes tanto en esa colonia insular como en el continente. Una de las condenadas a muerte es Nadja (Judith Israel), quien fue sentenciada por asesinar a su bebé al nacer, si bien ella asegura que nació muerto. Nadja es la enamorada de Carl (Paul Lieber), uno de los trabajadores de la prisión, que al descubrir que su amada será ejecutada a la mañana siguiente acude a Guru para implorarle clemencia y le ofrece hacer lo que él quiera a cambio de perdonarle la vida a Nadja.


Guru, por lo visto acostumbrado a toda clase de chanchullos y arreglos extrajudiciales, le plantea una posible solución a Carl, pero este a cambio tendrá que ayudarle a vender los cadáveres de los ejecutados a las escuelas de medicina; su excusa para justificar esta actividad al margen de la ley es que esta iglesia de Mortavia no ha recibido suficientes donaciones y se encuentra necesitada de dinero. El plan de Guru consiste en darle de beber a Nadja una pócima que hará que su corazón se detenga y aparentará su muerte, pero si recibe el antídoto dentro de las 2 horas siguientes volverá a la vida.


Sin embargo, Guru no tiene esa pócima en su poder, por lo que le indica a Carl que visite a Olga (Jaqueline Webb), una especie de bruja o curandera, para que le prepare el polvo con el que hará el brebaje para Nadja. Pero Guru ha enviado a Carl sin dinero y Olga también quiere algo a cambio, en su caso que le permita extraer la sangre de los ejecutados puesto que la necesita para sus experimentos y no es lo mismo que usar sangre de animales. ¿Dónde quedaron los tiempos en los que las personas hacían favores de forma desinteresada? Carl, movido por el gran amor que siente por Nadja, finalmente accede.


Milligan nos da a entender que Guru está sufriendo alguna clase de posesión demoníaca que es la responsable de apartarlo del buen camino o simplemente padece el trastorno de personalidades múltiples y de ahí le viene el apodo de monje loco. Todo esto a partir de una escena en la que Guru discute consigo mismo frente a un espejo en una dialéctica que enfrenta al Guru noble y religioso contra el Guru vil que ha venido ganando terreno y pareciera destinado a resultar airoso de este enfrentamiento. Pero lo que realmente hace memorable esta escena no es el colapso mental de Guru sino la presencia de un interruptor en la pared. En Mortavia estaban tan adelantados que tenían electricidad a finales de la Edad Media.


Ya que mencionamos el pequeño detalle del interruptor, como con toda obra de Milligan es bueno comentar los errores que pude apreciar. El primero de ellos fue cuando el padre Guru concluye la ceremonia de castigos y se retira a la casa parroquial. Su fiel ayudante Igor (Jack Spencer), le pisa la capa y se oye claramente el sonido de la tela al rasgarse. Ni hablar de realizar una segunda toma, eso es de nenitas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...