Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

6.6.17

Rollergator (1996)

Publicado por Marcel |

Hoy hablaremos de una de esas películas que quienes la han visto aseguran que esta sí es la peor de todos los tiempos. Es algo a lo que estamos acostumbrados en este blog, aunque a decir verdad no recordamos haber visto una película que tuviera una puntuación tan baja en IMDb, 1,3/10 al momento de publicar esta reseña.


Como suele ser habitual en largometrajes de este estilo, en Rollergator la dirección, el guión, la fotografía, la cámara, la producción y la voz de Rollergator corren a cargo de una misma persona, Donald G. Jackson, a quien ya conocía tras haber visto años atrás la nefasta Guns of El Chupacabra.

Ahora bien, ante un título tan sugerente ustedes a lo mejor se estarán preguntando de qué puede ir esta historia. ¿Un Barnie con patines tal vez? Casi. El grueso de la película transcurre con esta criatura en el morral de una jovencita patinadora. ¿Pero qué es exactamente esta criatura? Es un lagarto bebé morado que habla, aunque él en hasta tres oportunidades aclara que no es un bebé porque ya tiene casi 12 años. El título además puede que sea una referencia a otra película del mismo Jackson, Roller Blade de 1986.


P.J. (Sandra Shuker), coprotagonista de esta aventura, encuentra a Rollergator durante un paseo en la playa. No queda claro cómo este lagarto terminó ahí, pero el punto es que necesita de su ayuda para eludir a la ninja que tiene por misión capturarlo e impedir que regrese al pantano.


¿Pero por qué una ninja querría capturar a un lagarto morado? ¿Por qué no me respeto y dejé de verla en ese instante? Para lo segundo no tengo respuesta, pero lo primero se explica con el hecho de que esta Dark Ninja (Lisa Kaake) trabaja bajo las órdenes de Chico Dennis (Joe Estevez, hermano de Martin Sheen y tío de Charlie), quien es dueño de un parque de diversiones y desea tener a Rollergator como parte de las atracciones del lugar.


En aproximadamente 5 minutos se expone la idea general del argumento, el resto hasta completar los 82 minutos de duración nos muestra a P.J. con sus patines en línea huyendo junto a Rollergator de los peligros que los acechan, principalmente Dark Ninja, quien los persigue con una patineta, aunque también deben enfrentarse a una instructora de karate (Bobbie Blackford) que fue contratada por Dennis con el mismo fin de capturar al lagarto bajo el pretexto de que es una criatura muy peligrosa que en su último ataque envió a 50 personas al hospital.


Realmente no hay mucho que contar sobre el resto de la trama, no exagero al decirles que todo se reduce a P.J. patinando por aquí y por allá. Por supuesto que eso no lo hace en silencio, se mantiene conversando con Rollergator sobre su vida en el pantano, sus intereses y aspiraciones. A Rollergator le gusta rapear y tres veces nos regala unas rimas. Lo único interesante de eso es que la actriz es bonita, de buen cuerpo y pasa toda la película con un top y un short diminutos.

P.J. junto a la fiel Slingshot (Jenette Lynne Hawkins) al momento de finalmente dar con Swamp Farmer.

Mientras veía la película me preguntaba si estaría catalogada como comedia o como cine de acción, si bien es cierto que no terminaba de encajarme en ninguno de los dos géneros, en el primero porque absolutamente nada da risa en Rollergator y en el segundo porque los enfrentamientos son tan lentos y mal coreografiados que cuesta calificar esas secuencias como de acción. Al terminarla revisé en IMDb y aparece dentro del género familiar. Siento que no sabían dónde meterla y eligieron el más genérico.


Sin embargo, lo que realmente me motivó a dedicarle una reseña a esta película es que además de Joe Estevez hay solo otro actor en Rollergator que sí tuvo una carrera cinematográfica (el resto solo trabajó en esta película). Es el caso de Conrad Brooks, quien aquí encarna al Swamp Farmer, el amigo que busca a Rollergator para devolverlo a su hábitat. Se trata de un nombre que estoy seguro que no les dirá nada, lo mismo que su rostro, pero que de joven participó como extra o en papeles menores en casi todas las películas de Ed Wood, también estuvo en una ya reseñada en este blog, The Beast of Yucca Flats, y en 1994 participó en la biopic de Tim Burton sobre Ed Wood. Eso es toda una vida dedicada a lo peor de lo peor del séptimo arte y eso, al menos para nosotros, es algo digno de admiración.


A modo de comentario de cierre, debo decirles que vean Rollergator únicamente si les sucede como a mí, que siento una imperiosa necesidad de ver una película cuando leo que esta sí es la peor de la historia. Les advierto que ni siquiera es de esas películas tan malas que terminan dando risa. Asimismo la calidad del audio es muy pobre, especialmente en las escenas en el parque de atracciones donde Chico Dennis habla a gritos y ni así se le entiende con claridad. No ayuda el hecho de que Don Jackson decidiera incluir una pista musical de una guitarra acústica que acompaña durante toda la película y que en varios puntos se oye más alto que los diálogos.


Tráiler para la versión RiffTrax:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...