Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

17.4.18

Mom (1991)

Publicado por Marcel |

Después de un tiempo de ausencia retomamos la actividad en este blog con esta no tan conocida película de terror con toques de comedia negra. Se trata de Mom, el que fuera el único trabajo como director de Patrick Rand, quien también corrió a cargo del guión de esta película.


La ciudad de Los Ángeles se ha visto afectada  por una ola de horribles asesinatos en los que las víctimas aparecen mutiladas y las autoridades no tienen idea de quién podría estar detrás de estos ataques. Uno de los reporteros encargados de cubrir el caso es Clay Dwyer (Mark Thomas Miller), un hombre de unos 30 años que acaba de recibir la noticia de que va a ser papá y que la tensión que afecta la ciudad no le impide visitar a su madre en Navidad.


¿Pero cómo esa dulce viejecilla pasó de lucir así a verse de esta manera?


Todo empezó con la visita de un invidente llamado Nestor Duvalier (Brion James), quien se presentó en su casa para ocupar la habitación que Emily Dwyer (Jeanne Bates) estaba rentando. De forma accidental Emily pronto descubre que Nestor en realidad no es ciego sino que usa ese disfraz para ocultar sus espeluznantes ojos amarillos. Y él, al ver que había sido descubierto, ataca a Emily y la convierte en una criatura similar.


En ningún momento explican por qué Nestor a sus otras víctimas solo las mata y devora mientras que a Emily la convierte en alguien como él, pero es el detalle necesario para que Mom pudiera existir. Clay empieza a sospechar que algo anda mal desde el momento en el que su mamá no atiende las llamadas telefónicas y es recibido por Nestor, quien le indica que su madre está enferma pero que él se está encargando de atenderla.

Y qué mejor forma de atenderla que dándole de comer.

La siguiente noche Clay ve a su madre tomar un taxi junto a Nestor y decide seguirlos. El paseo lo lleva a una mala zona de la ciudad y ve a la pareja adentrarse en un callejón en donde recogen a un indigente con la excusa de llevarlo a cenar. Tras la comida los tres caminan de regreso al punto de partida pero uno de ellos nunca llegará, ya que es devorado por Nestor y Emily mientras Clay presencia todo desde su escondite.

Sin darle más largas al asunto, Clay confronta de inmediato a su madre y a ella no le queda más remedio que admitir todo. Ya de regreso en la casa Nestor,por lo visto más acostumbrado a su condición, no le da mayor importancia al asunto e incluso se burla del profundo estado de conmoción en el que se encuentra el hijo. Pero Clay está decidido a atacar al hombre que le hizo eso a su madre aunque resulta evidente que su fuerza es nada en comparación con la de su adversario.

5.1.18

El cafre (1986)

Publicado por Marcel |

Si bien en este blog predominan las películas de terror y ciencia ficción, el día de hoy reseñaremos una película mexicana de carretera que viene a ser una combinación de acción y drama. Se trata de El cafre, dirigida por Gilberto Gazcón y con Joaquín Cordero en el papel principal. Fue filmada en 1983 pero no estrenada hasta 1986 según indica el libro Cartelera cinematográfica, 1980-1989 de María Luisa Amador y Jorge Ayala Blanco.


El cafre vendría a ser como la versión mexicana de Sorcerer (película que tal vez recuerden por su título en español, El salario del miedo, y que a su vez es versión de una película francesa de Henri-Georges Clouzot), al menos en lo que a la idea general se refiere. Pedro Rojas (Joaquín Cordero) es un camionero que necesita urgentemente 250 mil pesos para poder pagar la hipoteca de su casa o de contrario la perderá, su amigo Don Matías (Miguel Manzano) apenas ha podido conseguirle 90 mil, pero tiene un contacto que necesita llevar una carga ilegal desde la frontera hasta ciudad de México y le pagaría 400 mil pesos por el trabajo.


Pedro Rojas se niega tajantemente pensando que se trata de droga. Aunque después le explican que es un compuesto químico a base de nitrato que no tiene permiso de importación y que requieren en un laboratorio de la capital mexicana. La necesidad puede más que la prudencia y finalmente accede a transportarlo en su camión.


En el viaje lo acompañará el ingeniero químico Carlos Cuenca (Ramiro Oliveros), quien se encargará de supervisar en todo momento que la presión y la temperatura del compuesto estén dentro del rango permitido. En un primer momento nuestro protagonista no es informado sobre los detalles al respecto, pero más adelante en la historia sabremos que el compuesto en cuestión es GCN323, conocido bajo el divertido nombre de gelatinita, y que generaría una gran explosión que arrasaría con todo en 10 km a la redonda si la temperatura del contenedor supera los 20 grados centígrados.

¿Y qué creen? El sistema de refrigeración empieza a fallar una vez que ya han transcurrido un buen trecho y nuestros protagonistas deben improvisar con bolsas de hielo que se derriten rápidamente debido a las altas temperaturas del desierto.


3.1.18

The Devil's Rain (1975)

Publicado por Marcel |

Dejamos a un lado el cine de vampiros para hablar de esta peculiar producción de bajo presupuesto sobre satanismo que de algún modo logró reunir un reparto de actores de renombre: Ernest Borgnine, William Shatner, Ida Lupino y Tom Skerritt.


El director Robert Fuest no nos da tiempo de acomodarnos en nuestros asientos porque la acción en The Devil's Rain comienza desde el primer minuto en una noche lluviosa con la angustia de la señora Preston (Ida Lupino) por un mal presentimiento que ha tenido respecto al paradero de su esposo Steve. Su hijo Mark (William Shatner), con la ayuda del cuidador de la casa, intenta tranquilizarla haciéndole ver que todo lo que ella está diciendo no son más que supercherías y que seguramente su papá volverá al hogar una vez escampe.


Lo poco que haya podido calmarla se pierde de un plumazo en el instante que llama a la puerta el tan esperado Steve (George Sawaya) y lo encuentran sin ojos y con el rostro derritiéndose mientras habla sobre un libro que ellos deben devolver a un tal Corbis.


Mark sale de la calle a toda velocidad a ver si encuentra alguna pista en torno a esta escalofriante figura con el aspecto de su padre, pero debe devolverse al poco tiempo tras oír los fuertes alaridos de su madre y el cuidador. Sin embargo, ya es demasiado tarde cuando regresa a su casa y encuentra a John (Woody Chambliss) torturado y amarrado y de su mamá no hay rastro alguno.


Ante este nuevo giro de los acontecimientos decide ir a Red Stone y enfrentarse a Corbis en persona. El personaje de Corbis corre a cargo de Ernest Borgnine y no demora mucho más para que sepamos que es el líder de una secta de adoradores de Satanás y que el libro que busca le fue arrebatado 300 años atrás y en él están registrados los nombres de aquellos que le habían vendido el alma al diablo. A Mark se le ocurre la brillante idea de apostar contra Corbis que él será capaz de entrar a su templo de satanistas y salir intacto. Si lo consigue Corbis le devolverá a sus padres, pero de lo contrario tendrá que entregarle el libro y su alma.


Como era de esperarse, Corbis resulta ser más astuto y poderoso de lo que Mark podía esperar y este pierde la apuesta. No obstante, a pesar de ese exceso de ingenuidad mostrado, tuvo el sentido común de no llevar el libro consigo y Corbis debe conformarse con solo adueñarse de su alma.

1.1.18

El ataúd del vampiro (1958)

Publicado por Marcel |

Inauguramos el año de reseñas con otra película de vampiros, en este caso de vuelta a Latinoamérica con cine mexicano y la continuación de El vampiro, producción que reseñamos meses atrás. Se trata de El ataúd del vampiro, película que reúne nuevamente a Abel Salazar, Ariadna Welter, Germán Robles y Alicia Montoya en sus roles originales, además de repetir Fernando Méndez y Ramón Obón en la dirección y el guión respectivamente.


La historia inicia con dos nuevos personajes dentro de esta historia, a quienes vemos profanando la tumba del conde de Lavud (Germán Robles). Uno de ellos es el doctor Mendoza (Guillermo Orea), que desea trasladar el ataúd al hospital donde trabaja para realizar diversos estudios en este cadáver después de todo lo que le contó su colega el doctor Enrique Saldívar (Abel Salazar); el otro es Barraza (Yerye Beirute), un malandrín que se gana la vida en actividades al margen de la ley como esta.


Si bien Barraza recibe una generosa suma de dinero por parte del doctor Mendoza, la codicia lo impulsa a querer apoderarse del medallón que porta el conde y para ello regresa al hospital cuando todos se han ido para hacerse con él. Para arrebatarle el medallón primero le saca la estaca que tenía en el pecho y, por supuesto, el vampiro vuelve a la vida.


El conde de Lavud sabe que todo vampiro necesita un Renfield, por ello no mata a Barraza sino que lo induce a un trance para dominar por completo su voluntad y hacer que cumpla sus órdenes y lo ayude a llevar a cabo su venganza contra aquellos que lo había reducido a ese estado.


Aunque en su venganza solo quiere matar a María Teresa (Alicia Montoya) y a Enrique. Sus planes hacia Marta (Ariadna Welter) siguen siendo los mismos que en la primera película: casarse con ella y hacerla su compañera por toda la eternidad.

La figura de Drácula sigue siendo la protagonista de nuestras últimas reseñas, aunque en esta oportunidad nos encontramos a full color y varias décadas más adelante. Se trata de Dracula vs. Frankenstein, película dirigida por Al Adamson y que fue la última película que realizaron los actores Lon Chaney Jr y J. Carrol Naish.


Como buena película de Adamson todo empieza de forma muy confusa. Primero vemos a un vampiro manipular un cadáver en el cementerio para después matar al cuidador del lugar, acto seguido vemos a una mujer en la playa que es decapitada de un hachazo, para dar paso a otra escena en la que otra mujer canta y baila acompañada por dos hombres.


La situación comienza a cobrar algo de sentido cuando descubrimos que esta mujer es una artista llamada Judith Fontaine (Regina Carrol) y que ha informado a las autoridades sobre la desaparición de su hermana Joan (la decapitada). La policía no le da demasiada importancia al caso debido a que Joan (Maria Lease) se había marchado de casa para vivir en una comunidad de hippies y asumen que estará en malos pasos o que simplemente no quiere ser encontrada.


La siguiente escena nos permite conocer al doctor Durea (J. Carrol Naish), un personaje que será trascendental para toda la trama de Dracula vs. Frankenstein. Durea habita en un parque de atracciones en el cual él está a cargo del "Emporio de criaturas", algo así como una casa del horror donde exhibe seres monstruosos y elementos de tortura y muerte.


Una noche el doctor Durea recibe la visita de un misterioso caballero del que rápidamente nota que no se refleja en el espejo. El visitante, sin mayores preámbulos, le indica que está al tanto de lo que está haciendo y a su vez le revela que sabe que su verdadero apellido es Frankenstein y que cayó en desgracia después de ser ridiculizado por sus colegas debido a sus estrafalarias investigaciones científicas. Acto seguido le informa que tiene en su poder los restos del monstruo de Frankenstein y le ordena tomar parte de una colaboración entre ambos en la que deberá revivir a la criatura.

Creo que nunca había visto un monstruo de Frankenstein con un aspecto tan descompuesto.

¿Y qué es lo que ha estado haciendo exactamente este descendiente de Frankenstein? Con la ayuda de Groton (Lon Chaney Jr.) captura mujeres que han sido previamente decapitadas con un hachazo para después revivirla gracias a la receta de la familia. La explicación es que ocurre una transformación molecular en estas mujeres al sufrir un trauma tan severo como lo es ser asesinadas con un hacha, y este cambio en su sangre sirve para generar un suero milagroso que hará que Durea pueda abandonar su silla de ruedas además de ayudar a sus amigos y volver invencible a Drácula.

Con House of Dracula proseguimos con las películas de Universal Pictures y al igual que en el caso de Dracula's Daughter se trata de una secuela, en esta ocasión los eventos son posteriores a los ocurridos en House of Frankenstein.


Otro elemento que comparte esta película con nuestra reseña anterior es que la historia empieza con el barón Latos (John Carradine) irrumpiendo en la casa del doctor Franz Edlemann (Onslow Stevens) para pedirle que lo ayude a encontrar una cura para su vampirismo. El doctor Edlemann, un hombre de ciencia al día con los últimos avances acepta con emoción el reto sin revelarle a sus asistentes la verdadera identidad del paciente.


No obstante, todo esto no es más que una excusa por parte del barón Latos para poder frecuentar la morada del doctor y retomar el contacto con Miliza Morelle (Martha O'Driscoll), una de sus asistentes del doctor, a quien conoció hace tiempo atrás y que anhela convertirla en una no muerta como él.


Durante una de las noches, mientras el doctor Edlemann le suministra una transfusión al barón Latos, entra desesperado a su consultorio un hombre llamado Lawrence Talbot (Lon Chaney Jr.) y exige ver cuanto antes al doctor. La secretaria le indica que el doctor no puede atenderlo y que tendrá que esperar al menos una hora. Talbot le responde que ya sería demasiado tarde y se marcha a toda velocidad por donde vino.


Horas más tarde, el jefe de la policía (Lionel Atwill) llama a Edlemann y le pide ayuda con un tal Talbot que se presentó en la comisaría exigiendo que lo encerraran para evitar que se produjera un homicidio. A estas alturas es posible que el nombre les haya sugerido de quién se trata este hombre tan misterioso y nervioso, pero en caso contrario solo les diré que esa noche había luna llena y acompañaré el comentario con una foto.

8.12.17

Dracula's Daughter (1936)

Publicado por Marcel |

Después de un buen tiempo de inactividad en este blog, retomamos nuestras reseñas con un integrante de la colección de terror de Universal Pictures, tal y como es el caso de Dracula's Daughter, película de 1936 dirigida por Lambert Hillyer y que es la sucesora de Dracula, el clásico de 1931 protagonizado por Bela Lugosi.


La película empieza precisamente con lo que sería el final de la película de Tod Browning. Vemos el cadáver del conde Drácula con la estaca y allí se encuentra el profesor Von Helsing, interpretado nuevamente por Edward Van Sloan (una pequeña inconsistencia en este punto, dado que en la película de 1931 su personaje llevaba el nombre de Van Helsing). Sin embargo la escena no es exacta, Von Helsing está solo junto a los cadáveres de Drácula y Renfield, no hay rastro alguno de Jonathan, Mina o el doctor Seward ni son mencionados en ningún momento de la trama.


Quienes sí hacen acto de presencia son dos oficiales de la Policía y se llevan detenido al eminente profesor, porque seamos sinceros, ese cuento de clavarle una estaca en el pecho a un hombre porque era un vampiro que tenía 500 años sembrando el terror no es un argumento que pueda sostenerse ante las fuerzas del orden.


Los primeros compases de Dracula's Daughter transcurren por esos derroteros, pensando en el inminente juicio que se celebrará en contra de Von Helsing y la posibilidad de que sea condenado a la horca o, si determinan que está loco, a pasar el resto de sus días en un manicomio. Para su defensa llama a un viejo alumno y ahora un reconocido psiquiatra, el doctor Jeffrey Garth (Otto Kruger), a quien considera el único capaz de sacarlo de ese embrollo.


Simultáneamente entra en escena una misteriosa mujer que más adelante descubriremos que es la condesa Marya Zaleska (Gloria Holden). Ella llega al sitio en donde están custodiando los cuerpos de Drácula y Renfield y se roba el del conde. Su objetivo es llevar a cabo un ritual para destruir por completo sus restos y romper así el influjo que ejerce sobre ella.

El día de hoy tenemos este thriller italiano con dirección y guión a cargo de Luigi Cozzi y producido por Umberto Lenzi. Algunas personas lo incluyen en la categoría de giallo, si bien realmente no hay un elemento de misterio en la historia en torno a la identidad del asesino. Puede que se trate de una generalización debido al país de origen y por la época en la que fue filmada.



La película empieza con una discusión marital entre Giorgio (George Hilton) y Norma (Tere Velázquez) por temas económicos, debido a unos gastos excesivos que ha realizado recientemente y su esposa le informa que a partir de ese mismo día ya no tendrá acceso a la cuenta familiar.



La premisa de L'assassino è costretto ad uccidere ancora es un tanto halada de los cabellos. Después de la discusión inicial, Giorgio se dirige a un lugar apartado a llamar desde una caseta telefónica. Mientras está ahí ve llegar un auto conducido por un hombre y acompañado por una mujer que pareciera estar muerta o al menos inconsciente. Este hombre se baja del vehículo y lo empuja hasta arrojarlo en un río cercano.


Lo absurdo es que a Giorgio simplemente le parece buena idea abordar al homicida y proponerle que secuestre y mate a su esposa. A cambio le ofrece 20 millones de liras (o 20 mil dólares en la versión en inglés). Además lo amenaza con denunciarlo en la policía en caso de no aceptar su propuesta. Por suerte para Giorgio este asesino es un tipo colaborador y no le parece mal plan deshacerse de esta mujer y de paso ganarse una buena suma de dinero por el trabajo.



Del asesino, interpretado de manera excelente por Antoine Saint-John, no sabemos ni siquiera su nombre ni si este era su primer crimen o si lleva un gran historial criminal a sus espaldas. Pero, en un principio el asesinato de Norma pareciera marchar a pedir de boca. No obstante, las cosas se complican una vez que él sale de la vivienda con el cádaver, lo esconde en la maleta de su Mercedes y regresa a la vivienda para borrar posibles huellas. Cuando vuelve a la calle descubre que le han robado el auto.

Definitivamente no se lo puede creer.

Uno piensa que las cosas están mal actualmente y ya ven, en los años 70 tampoco había respeto por la propiedad privada y dejan a este pobre hombre a pie, a merced de los peligros de la noche. Pero este personaje es un hombre lleno de recursos y sin reparo alguno rompe el vidrio de otro auto que se encontraba en esa calle y se pone en marcha para recuperar su amado Mercedes y el comprometedor contenido de su maleta.

El día de hoy hablaremos una película española titulada Los monstruos del terror, pero conocida también bajo los nombres de El hombre que vino de Ummo, Operación terror y Drácula vs. Frankenstein. Largometraje dirigido inicialmente por Tulio Demicheli pero concluido por Hugo Fregonese. El guión es obra de Paul Naschy, quien además participó en ella con su clásico personaje de Waldemar Daninsky.


Odo Varnoff (Michael Rennie) espera la llegada de dos extraterrestres provenientes del planeta Ummo, quienes encarnarán los cuerpos de dos científicos fallecidos recientemente y le ayudarán con todos los experimentos necesarios para acabar con los habitantes del planeta Tierra, para después ocupar el planeta con toda la población de Ummo, un astro al borde de la extinción.


¿Cuál es el siniestro plan para llevar a cabo su misión exitosamente? Devolverle la vida a toda una serie de criaturas terroríficas del mundo fantástico como la Momia, el Vampiro, el Hombre Lobo y el monstruo de Frankenstein, que posiblemente motivado por un tema de derechos de autor no se llama así sino que en este universo fue creado por un tal Farancksalan. El Vampiro por su parte no es Drácula sino un tal conde Janos de Mialhoff.


Así pues los primeros compases de Los monstruos del terror transcurren mostrándonos cómo encuentran y reaniman a todos estos seres para después trasladarlos al viejo castillo que alquiló el doctor Varnoff. También hay que hacerse cargo de unas jovencitas que raptaron para que sirvan de esclavas y ayuden a completar todas las tareas.

23.8.17

El vampiro (1957)

Publicado por Marcel |

La segunda reseña del mes de agosto corresponde a una película mexicana que goza de cierta fama y es considera de culto por los amantes del género. Se trata de El vampiro, dirigida por Fernando Méndez y producida por Abel Salazar, quien además interpreta a uno de los personajes principales de la historia, el doctor Enrique.


La historia comienza en una estación de trenes en un pequeño poblado mexicano al que arriban el ya mencionado doctor Enrique y una joven llamada Marta (Ariadna Welter). También es descargada en esa estación una gran caja de madera con tierra proveniente de Hungría. Los expertos en el tema de vampiros inmediatamente sabrán por dónde van los tiros.


El motivo de la visita de Enrique al lugar no queda claro en un principio, pero Marta ha llegado la más rápido que pudo para visitar en la hacienda de Los Sicomoros a la tía que la crió, cuya salud se ha deteriorado rápidamente y de la que se espera un trágico desenlace en cualquier momento.


Mientras ella y Enrique se las ingenian para llegar a la hacienda, debido a que ninguno de los habitantes del pueblo se atreve a salir cuando cae la noche y no hay quién los lleve, pasamos a la escena del entierro de la tía María Teresa (Alicia Montoya), quien finalmente no resistió hasta la llegada de su sobrina. Durante el sepelio vemos una placa sobre un tal conde Karol de Lavud, fallecido en 1840. Un elemento que será de gran importancia para el resto de la trama.


Finalmente Marta y Enrique llegan a la hacienda y son recibidos por Anselmo (José Chávez) y don Emilio (José Luis Jiménez), tío de la joven. Instantes más tarde aparece en escena su tía Eloísa (Carmen Montejo), quien para sorpresa de la propia Marta no ha envejecido nada desde la última vez que la vio hace años e incluso pareciera ser de su misma edad. Sin embargo, apenas si puede pensar en ello porque esta le comunica las malas noticias respecto a la tía María Teresa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...