Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

7.10.13

Sangre de vírgenes (1967)

Publicado por Marcel |

El día de hoy comentaremos la que creo fue la primera película de vampiros argentina, aunque si estoy equivocado, cualquier aclaratoria en los comentarios es más que bienvenida. Filmada por Emilio Vieyra en el año 1967, pero sin estrenar hasta 1974 debido a que los censores de la dictadura de Juan Carlos Onganía la consideraban excesivamente violenta y sexual. Con ustedes Sangre de vírgenes.


Cuenta con un inicio prometedor ubicado en el pasado, con un aire similar a la época victoriana mostrada en algunas películas de los estudios Hammer, allí conocemos a Gustavo (Walter Kliche) y Ofelia (Susana Beltrán), los dos protagonistas de un amor prohibido, puesto que los padres de Ofelia no ven con buenos ojos a este misterioso caballero y han decidido que contraiga nupcias con su primo Eduardo.


Gustavo no asimila del todo bien el revés y jura que nada ni nadie podrá apartarlo de su amada Ofelia, por lo que se aparece en la habitación de la feliz pareja durante la noche de bodas, mata a su rival y convierte a Ofelia en vampiresa para que esté a su lado por toda la eternidad.


Lo mejor de este vampiro sureño es que no se anda con rodeos y no ataca yugulares, sino que se va directamente a las tetas de sus víctimas:


Y ya que hablo de sus víctimas, con las pintas de zorras que se gastan Ofelia y Laura (Gloria Prat) esto debería llamarse de cualquier forma menos "Sangre de vírgenes". Yo por ejemplo la habría bautizado como "Un vampiro en Bariloche" aunque suene a comedia, porque de todas formas una película que use gaviotas sobre fondo rojo como sustituto de los tradicionales murciélagos no puede ser tomada en serio:


Pero les he hablado de Laura y ustedes no tienen idea de quién es. Ya todo esto ocurre en el presente, con un grupo de jóvenes capitalinos que se encuentran vacacionando y pasándola en grande con sus compañeras supuestamente vírgenes que sienten la imperiosa necesidad de destaparse los pechos cuando empiezan a bailar. De regreso a Bariloche, las tres parejas junto a su guía turístico se quedan varadas en medio de la nada por falta de combustible, a la 1 de la madrugada y a 46  kilómetros de la ciudad; por lo que no les queda más remedio que pasar la noche en la única vivienda de la zona: la finca de los Morano Gutiérrez, que se encuentra abandonada desde los trágicos acontecimientos de la escena inicial.

Lo que en un principio parecía ser una casa abandonada poco a poco cobra vida, primero con la aparición de un lúgubre mayordomo y luego con un gran festín que pareciera haber estado esperando por la llegada de estos accidentados huéspedes. Con siete copas preparadas para cada uno de los siete visitantes.


Después se quedan dormidos, aunque no Raúl (Rolo Puente), quien empieza a deambular por la casa tras oír un lamento y se encuentra con una colmilluda Ofelia, pero él le resta importancia a ese asunto y prefiere entregarse a los placeres de la carne con esta exuberante rubia.


Pero no se crean que Gustavo se iba a quedar con esa. A la mañana siguiente Raúl descubre que su novia Laura y las otras chicas han desaparecido, en realidad también ha desaparecido uno de los hombres, pero nadie pareciera acordarse de él, solo les interesa encontrar a Laura y a Beba. ¿Qué dicen? ¿Que las cuentas no cuadran? Pues tienen razón, también ha desaparecido Gloria, pero de ella tampoco se acuerda nadie. Al rato de poner la denuncia en la comisaría también deja de salir en cámara el otro amigo de Raúl sin que nadie parezca notarlo, quedando el guía como única compañía del desconsolado joven. Es una situación tan increíble que al escribir esta reseña repetí esas escenas a ver si era que estaba pasando algo por alto, pero no. Al final no le queda más remedio a Raúl que telefonear al hermano de Laura, Tito (Ricardo Bauleo), en Buenos Aires y pedirle que se presente con carácter de urgencia en Bariloche, no sea que la película no pueda continuar por falta de actores.

Era tal la crisis de personajes que el propio Emilio Vieyra tuvo que interpretar un pequeño papel como comisario.

La policía se muestra poco hábil con las pesquisas, pero afortunadamente Laura se presenta por sus propios medios en la habitación de Raúl. Si han visto otras películas sobre vampiros más o menos pueden imaginarse lo que sigue: la joven está muy débil, ha perdido mucha sangre y tiene dos extrañas marcas en el cuello (aunque nunca veamos a Gustavo morder ahí), pero los médicos dicen que a pesar de todo se repondrá. Al tiempo aparece Beba, presentando el mismo cuadro clínico.


Siguiendo con la rutina de las películas del género, lo que sigue es primero superar el escepticismo que encierra la idea de la existencia de vampiros en pleno siglo XX y luego, cuando empiezan a aceptarlo, ver qué pueden hacer Raúl y Tito para que las chicas vuelvan a ser las de antes. Nada novedoso a decir verdad pero entretenida para pasar el rato al durar menos de 75 minutos y de interés como curiosidad histórica.

Sangre de vírgenes fue conocida en Italia bajo el nombre de "Il sangue delle vergini" y en el Reino Unido como "Blood of the Virgins". Casualmente este DVD, que presenta una muy buena calidad de imagen, proviene de una fuente italiana, puesto que los créditos están en ese idioma. El audio sí es en español e incluye subtítulos en inglés.


Trailer:


1 comentarios :

Anónimo dijo...

Película medianamente digna y digo medianamente porque la odias fácilmente, con evidente poco presupuesto, una cámara y un puñado de actores en diálogos que convencen apenas. Quizá el secreto de hacer que una mala película puede entretener al menos es dividirle en cuatro partes bien diferenciadas y éste es uno de los casos.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...