Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

16.9.14

Fatal Passion (1995)

Posted by Marcel |

Es hora de ponerle algo de color a este blog y la película encargada será Fatal Passion, un thriller erótico de los años 90 con Lisa Comshaw en el papel principal y Clayton Norcross y Cynthia Rothrock como personajes secundarios.


Rebecca Barlow (Lisa Comshaw) es una artista que se ha hecho famosa gracias a unos cuadros que destacan por transmitir sensaciones extremas de violencia y miedo según palabras de sus admiradores, o caer simplemente en lo vulgar y grotesco en opinión de sus detractores. El secreto de este arte transgresor está en el uso de los rojos, concretamente el rojo sangre.


Nuestra Rebecca no está del todo bien de la cabeza y emplea su tiempo libre en seducir hombres que lleva a su taller donde los asesina después de copular. Digamos que es algo así como una mantis religiosa con talento para el arte. En las tareas de empaquetado y limpieza es ayudada por su hermano Tommy (Steve Vaughn), un joven que pareciera presentar un retraso mental y que se encuentra totalmente subordinado a Rebecca.

El color sigue ausente del mes de septiembre con la cuarta película al hilo en blanco y negro que reseñaremos. En esta ocasión se trata de una película de terror mexicana con algunos elementos de ciencia ficción titulada El monstruo resucitado, si bien este DVD tenía los títulos en italiano y aparecía bajo el nombre de "Il mostruoso dottor Crimen" (El monstruoso doctor Crimen).


Nora (Miroslava) trabaja como periodista en un monótono pueblito en el que nada sucede y le comenta a su jefe, el señor Gherásimos (Fernando Wagner), que no aguanta más y que está considerando seriamente marcharse. El Sr. Gherásimos se lo toma con tranquilidad y sabiduría y le sugiere que empiece a fijarse en los pequeños detalles, que cualquier pequeñez puede encerrar una historia grandiosa y le pone como ejemplo un anuncio que lleva publicándose en su diario desde hace un año, en el que un hombre busca a la mujer ideal para compartir su vida y su fortuna.


El anuncio consigue captar la atención de Nora y al responderlo es citada al muelle Nº 4 para encontrarse con su autor, quien resulta ser un misterioso hombre que oculta su rostro con la ayuda de un sombrero, una capucha y unos anteojos. Tan desesperada está por salir de la rutina que le resta importancia a ese hecho y acepta marcharse con este hombre a su casa para someterse a cierta prueba. Para su asombro y absoluto terror ese arrojo la lleva a la puerta del cementerio del pueblo, aunque nuestro enmascarado la tranquiliza diciéndole que simplemente ese es el único camino posible hacia su castillo y reanudan la marcha.


En su morada el hombre se presenta como Hermann Ling (José María Linares-Rivas), un afamado científico que las autoridades creen fallecido desde hace 30 años pero en realidad solo ha decidido llevar una vida de reclusión para evitar las burlas y el rechazo que genera su deformidad. Lo que sigue es un momento muy parecido al vivido unos años antes en The Phantom of the Opera cuando vemos a Lon Chaney sin la máscara y Mary Philbin no puede sobreponerse a la repulsión que le supone su aspecto, rompiéndose el encanto y cualquier posibilidad de amor redentor. En este caso no es Nora quien permite que la curiosidad venza a la prudencia, pero el efecto es similar y se desvanece.

9.9.14

House of Horrors (1946)

Posted by Marcel |

Seguimos rememorando los clásicos del terror de Universal con House of Horrors, una breve película dirigida por Jean Yarbrough bajo un guión de George Bricker y Dwight V. Babcock.


Marcel De Lange (Martin Kosleck) es un escultor de poca monta que acaba de ver cómo la negativa y desproporcionada crítica de Holmes Harmon (Alan Napier) ha echado por tierra una posible venta y de ese modo lo ha condenado a seguir pasando toda clase de penurias. Cansado de una vida que no le brinda ni siquiera unas monedas para comprar algo de comer, decide ir al muelle para arrojarse al mar y ponerle punto final a su existencia, pero la presencia de un hombre en las aguas lo desvía de su plan inicial y termina cautivado por completo con las imperfecciones de la humanidad del extraño.


A partir de la imagen anterior muchos de ustedes ya habrán identificado qué icono del cine de terror participa en House of Horrors: el gran Rondo Hatton, quien lamentablemente falleció un par de meses antes del estreno de la película a consecuencia de un infarto. El plan de Universal era darle mayor relevancia a Hatton explotando la deformidad que le había ocasionado la acromegalia, pero la figura de The Creeper que había debutado en 1944 como un personaje secundario en la película de Sherlock Holmes The Pearl of Death apenas tendría otra aparición en The Brute Man, también póstuma.


Las autoridades creían que The Creeper (El aniquilador en los subtítulos en español) había muerto ahogado, si bien su cuerpo nunca fue recuperado, por lo que en un principio cuando el cadáver de una prostituta y del crítico Harmon son hallados con la columna vertebral rota no se atreven a hacer la conexión aunque ese fuera el modus operandi de este criminal de fuerza sobrehumana.

6.9.14

Hysteria (1965)

Posted by Marcel |

Proseguimos con las reseñas de septiembre con otra película en blanco y negro y, al igual que en el caso de The Mad Ghoul, producida por un famoso estudio, siendo en esta oportunidad un largometraje de los estudios Hammer. Hysteria contó con la dirección de Freddie Francis y un guión de Jimmy Sangster, dos nombres famosos tanto para esta compañía británica como para el mundo del cine B en general.

Solo para adultos, ya saben.

En un consultorio vemos a un hombre ser atendido por un médico que intenta ayudarlo a recordar. En los siguientes minutos descubrimos que este hombre (Robert Webber) se vio involucrado en un fuerte accidente que entre sus secuelas le dejó una fractura de cráneo y una pérdida total de su memoria, por lo que ni siquiera recuerda su nombre.


Debido a que cuando lo encontraron llevaba en su cuello una medalla de San Cristóbal, el personal médico decidió rebautizarlo como Christopher, acompañándolo de un apellido bastante común como lo es Smith. Aparte de esa medalla lo otro que hallaron entre sus pertenencias fue la foto de una mujer y toma eso como punto de partida para intentar desenmarañar el misterio en torno a su pasado.


No es una tarea sencilla y ya su médico le había advertido de las posibilidades de sufrir alucinaciones, las cuales empiezan a manifestarse primero en forma de gritos que oye en el deshabitado apartamento contiguo y luego viendo una ducha en funcionamiento y un cuchillo ensangrentado en ese mismo lugar. Contribuye al misterio el hecho de que este apartamento donde Christopher Smith fue instalado sea cortesía de un secreto benefactor que asimismo costeó todo su tratamiento médico.


El misterioso benefactor resulta ser nada más y nada menos que la mujer de la foto, quien una noche se presenta en el edificio y le anuncia a Christopher que ella es Denise James (Lelia Goldoni), dueña del inmueble y viuda del hombre que falleció en el accidente. Denise ha decidido hacerse cargo de Christopher porque considera que su marido, con sus problemas de bebida, fue el culpable de la colisión, así que además de cubrir sus gastos piensa ayudarlo a hacer memoria regresando al lugar del infortunio.

Retrocedemos hasta los años '40 y volvemos al cine en blanco y negro para reseñar The Mad Ghoul, una película de los estudios Universal dirigida por James P. Hogan, siguiendo un guión de Brenda Weisberg y Paul Gangelin.


Como era habitual en las películas de aquellos años, el argumento va directo al grano y la historia da inicio con una clase de química en la que el Dr. Albert Morris (George Zucco) les cuenta a sus alumnos sobre un gas venenoso que empleaban los mayas, si bien ellos no lo usaban para matar sino para llevar a la víctima a un estado de muerto en vida o vivo en la muerte, como ustedes prefieran.

Hermoso mural maya.

Al finalizar la clase el Dr. Morris se queda con Ted Allison (David Bruce), uno de sus mejores alumnos, a quien le explica que ha conseguido reproducir en el laboratorio ese mismo gas de los mayas y que durante las vacaciones buscará perfeccionar su descubrimiento antes de hacerlo público, así como también desarrollar un antídoto que le permita revertir los efectos del gas y devolver al sujeto a la normalidad. La explicación tiene una razón de ser y concluye con una invitación para que Ted se convierta en su asistente, a lo que él acepta con entusiasmo.


Tras un primer día de trabajo con grandes avances, el Dr. Morris le propone celebrar esa noche en su casa, extendiéndole además la invitación a la prometida de Ted, Isabel Lewis (Evelyn Ankers), una reconocida cantante que en unos días iniciará una pequeña gira de conciertos. En un momento de la velada en que el doctor se queda a solas con Isabel, le comenta que la nota apesadumbrada, a lo que ella responde confesándole que ya no ama a Ted y que está buscando la forma de terminar la relación sin herirlo. El mezquino científico se pone de parte de Isabel y agrega que ella lo que necesita es un hombre de mundo, alguien con experiencia. Isabel no capta la indirecta pero acepta gustosamente cualquier ayuda que pueda ofrecerle el profesor Morris.

Pobre Ted, ajeno al complot que se cuece a sus espaldas.

La última reseña del mes de agosto le corresponde a una extraña y no tan conocida película mexicana titulada Una rata en la oscuridad, con argumento y dirección de Alfredo Salazar, de quien ya hemos hablado en este blog con El Charro de las Calaveras y Santo en El tesoro de Drácula.


A una vieja mansión que da la impresión de haber estado deshabitada por mucho tiempo se mudan Josefina (Ana Luisa Peluffo) y Sonia (Anaís de Melo), dos hermanas huérfanas que han gastado todos sus ahorros en adquirir esa nueva propiedad. La relación entre ellas es un tanto extraña, puesto que una noche vemos a Sonia recibir desnuda a Josefina para que le dé un masaje, mientras ella le pregunta a Josefina si se ha mantenido soltera solo por estar con ella, a lo que la hermana mayor le responde con otra interrogante, manifestándole su preocupación de que a ella pareciera no interesarle los chicos. Salazar no se anima a profundizar el tema del incesto, pero deja eso ahí en el aire (o quizás yo tengo la mente sucia y ya).


Los primeros días transcurren con tranquilidad, pero inesperadamente una noche Sonia recibe la visita de la enigmática mujer cuyo retrato las había cautivado al entrar en la casa por primera vez y a partir de ahí nada vuelve a ser igual. Sonia empieza a percibir cosas, sienten que la tocan y poco a poco se va distanciando de Josefina, quien en un primer momento se mantiene ajena a todo lo que experimenta su hermana menor, sintiendo únicamente los fuertes temblores que afectan a la propiedad con cada manifestación sobrenatural.


Una rata en la oscuridad podría ser descrita como una película erótica de terror, porque dos escenas que ocupan bastante del metraje de la película corresponden a los momentos en que la fantasmal mujer del cuadro seduce a cada una de las hermanas y tiene relaciones sexuales con ellas. ¿Qué ocurrirá luego? ¿Surgirá una rivalidad entre Josefina y Sonia por el amor del espectro? ¿Harán tríos de ultratumba?

27.8.14

Extraña invasión (1965)

Posted by Marcel |

Ha sido un mes con poca actividad para este blog, pero hoy más que nunca es válido aplicar aquello de más vale calidad que cantidad, trayendo una poco conocida película argentina titulada Extraña invasión, de Emilio Vieyra, el mismo director de Sangre de vírgenes. Su rodaje fue realizado en 1965, aunque parece que no fue estrenada sino hasta 1974, quizás en su momento haya carecido de interés para los distribuidores debido a su mensaje sobre los efectos alienantes de la televisión.

Un poster como hecho en Paint.

Esta producción tiene como peculiaridad que la historia está contada como si ocurriera en los Estados Unidos, si bien fue filmada en Ciudad Jardín Lomas del Palomar, provincia de Buenos Aires, tal y como explica un texto al comienzo de la película. El pueblo ficticio en donde ocurre la invasión fue bautizado como Clearview y los personajes tienen nombres anglosajones como Eddie, Harry, Steve, Dr. Sanders, Dra. Conway, etc. La versión para el mercado estadounidense recibió el título de Stay Tuned for Terror.

Con todo y bandera, por si quedaba alguna duda.

De buenas a primeras la señal de todos los televisores del pueblo se ve afectada por una extraña interferencia que inicialmente afecta solo a niños y ancianos, pero que poco a poco se extiende hacia otros habitantes del lugar, quedando sumergidos en una profunda hipnosis. En un primer momento intentan atribuir el origen de esta señal a la diatermia o presión ionosférica, pero a medida que llegan distintos funcionarios del gobierno central a realizar las pruebas pertinentes, esta hipótesis es descartada y deciden tomar otras medidas.


Ante la imposibilidad de dar con el origen de la fuente que genera esta distorsión en la señal la orden pasa por desconectar todos los televisores del pueblo, pero Steve Jameson (Richard Conte), del ministerio de Comunicación, no contaba con que los hipnotizados se volverían violentos al verse privados de su droga y empezarían a causar destrozos por todo el pueblo. Al mismo tiempo empieza a recibir llamadas anónimas de alguien que se atribuye el hecho y exige que negocien con él, si bien nunca deja claro cuáles son sus demandas.


En uno de esos inesperados giros tan típicos del cine de ciencia ficción, los encargados del caso consiguen aislar el código del diagrama que genera la interferencia y acto seguido le atribuyen arbitrariamente un origen químico, elucubrando sobre la presencia de germanio, silicón, butano o metano en la zona. Se dirigen al pantano en busca de gas pero descubrir que alguien había vertido allí el contenido de un barril de silicón.

17.8.14

La muerte llama a las 10 (1974)

Posted by Marcel |

Las reseñas del mes de agosto dan inicio con una coproducción hispanoitaliana dirigida por el español Juan Bosch basándose en una novela de su compatriota Luisa María de Linares titulada Juan a las Ocho, Pablo a las Diez.


La copia de La muerte llama a las 10 que llegó a mis manos es una transmisión de televisión de la RAI con audio dual en italiano y en inglés, de la otra versión que tengo conocimiento es un VHS en inglés con subtítulos en griego; si no me equivoco no se encuentra disponible en DVD. Imagino que en algún sótano húmedo y mohoso debe conservarse alguna copia en español, aunque en estos casos tampoco es que podamos hablar de idioma original con total seguridad si tenemos en cuenta que la protagonista es de habla inglesa y dos de los personajes principales son de origen italiano.

La película de inicio con un hombre siendo asesinado a navajazos en el baño de un aeropuerto y acto seguido vemos a la protagonista (Gillian Hills), Peggy Foster en la versión en inglés y Darin Faster en la italiana, dirigiéndose apresuradamente a su vehículo cuando de pronto ve pasar un auto cuyo conductor le recuerda a su novio Michael.


Esto sirve para que nos enteremos de que Michael es un corresponsal de guerra en Vietnam y que desde hace cuatro meses no ha dado señales de vida. Si bien esto no significa que le haya ocurrido algo malo, algunos "amigos" de Darin dicen haber tenido noticias suyas, como por ejemplo Jackie Polianski (Silvia Solar), una periodista que ha trabajado con él. Darin también debe aguantarse las insinuaciones de personas como Ronald James (Stelio Candelli) y su secretaria Shirley (Orchidea de Santis) quienes sin reparo alguno dan por hecho que Michael ha encontrado un nuevo amor en Asia.


Darin en cierto modo está resignada a la idea de que la ausencia de Michael pase de temporal a permanente y decide alquilar un anexo de su apartamento a un extraño hombre de lentes oscuros que se presenta como John Kirk Lawford (Bruno Corazzari), aunque le dice que los amigos lo llaman John a secas. Tras dejar instalado a su inquilino, Darin recibe una llamada telefónica de un hombre que se identifica como Michael y la cita para encontrarse en un viejo hangar.


La cita resulta ser una trampa y solo sirve para que Darin ponga pies en polvorosa al oír unos balazos. Al regresar a su edificio se topa con una investigación policial ante un posible suicidio, ¿la víctima? John Kirk Lawford. Confundida por las emociones de las últimas horas, Darin no está segura de qué tanto deba contarle a los investigadores, pero todo termina de enredarse cuando en plena pesquisa arriba un desconocido que se presenta bajo el mismo nombre del fallecido, aunque en su caso pueden llamarlo Kirk (Ángel del Pozo).


Cuando se queda a solas nuevamente en su apartamento descubre que durante su ausencia la identidad de su inquilino no fue lo único que cambió, sino que encuentra un maletín con medio millón de dólares. De más está decirles que a partir de ese punto la vida de Darin empieza a correr serio peligro y con el pasar de los minutos varias personas de su entorno se convierten en cadáveres.

31.7.14

Bite Me! (2004)

Posted by Marcel |

Cerramos el mes de julio con una divertida película sin mayores pretensiones que juntar monstruos con chicas lindas; no es que se trate de una idea innovadora, pero no vamos a quejarnos de una combinación que rara vez suele salir mal. En este caso se trata de Bite Me!, con guión, efectos especiales, edición y dirección de Brett Piper, el mismo responsable de películas como They Bite (con Ron Jeremy) o A Nymphoid Barbarian in Dinosaur Hell.


La acción transcurre en un club de striptease llamado Go-Go-Saurus donde la atracción de cada noche está a cargo de tres chicas lindas y sexys aunque poco diestras con el baile: Crystal (Misty Mundae), Trix (Erika Smith) y Amber (Caitlin Ross). Todas ellas bajo las órdenes de Ralph Vivino (Michael R. Thomas), un jefe explotador dispuesto a todo con tal de mantener el espectáculo en marcha.


Pero las chicas y todo lo concerniente al club no son las únicas cosas que ocupan la mente de Ralph Vivino, quien esa noche espera ansioso una encomienda muy especial. Se trata de una clase de marihuana modificada genéticamente para producir efectos más potentes que los de la marihuana tradicional; originalmente debía recibir dos cajas del producto, pero extrañamente solo una llega a su local.


Ralph escondió la caja de forma diligente, pero ni así pudo evitar que Amber la descubriera durante su receso para fumar y que aprovechara la ocasión para prepararse un porrito. En medio de los efectos de la droga es testigo de cómo unas arañas gigantes abandonan la caja e infestan el lugar.


Estas arañas son las responsables de la desaparición de la marihuana de la segunda caja y la droga ha producido en ellas una mutación que las hace tener un gran tamaño y una aún mayor sed de sangre, produciendo distintos efectos en las personas a las que muerden para alimentarse.


La película que reseñaremos el día de hoy llegó a mis manos de una forma bastante peculiar porque fue mi señora madre quien me la recomendó. Que tu mamá te recomiende una película perteneciente al género nunsploitation y que la describa como "bellísima" mientras habla de violaciones, torturas e intrigas es uno de esos momentos en los que caes en cuenta que tus padres también fueron jóvenes.


La vera storia della monaca di Monza es una película de Bruno Mattei basada en hechos reales y nos presenta a Marianna de Leyva (Zora Kerova), la joven y hermosa hija del noble Martino de Leyva (Andrea Aureli), quien ha sido enviada al convento para hacerse monja, llevando en adelante el nombre de sor Virginia María. Como buena película del género no podemos esperar demasiada lógica de su argumento y al poco tiempo de ella estar ahí le notifican que su padre ha fallecido, por lo que ella pasa a ser la "Señora de Monza". A partir de ese momento incluso sus superioras se ven obligadas a rendirle pleitesía.


La fortuna pareciera no dejar de sonreírle a sor Virginia y con la ayuda de sor Benedetta (Paola Montenero) idean una estratagema para inhabilitar a la Madre Superiora del convento y que sea Virginia la que asuma ese puesto, con Benedetta como segunda de a bordo.

Por otra parte, el conde Giampaolo Osio (Mario Cutini) es un donjuán que vive enamorando a las chicas del convento y ahora le revela a su amigo, el cura Paolo Arrigone (Franco Garofalo), estar perdidamente enamorado de la nueva Madre Superiora, aunque no sabemos si en realidad la ve como una más o incluso si su interés es por la dote de la chica. No obstante, sor Virginia no muestra el menor interés por él y lo rechaza.


Pero ella no es la única tejiendo intrigas y el padre Arrigone también tiene secretos que podrían costarle muy caro en una época en donde por cualquier pequeñez era solicitada la presencia del inquisidor. Por lo que decide colaborar con la causa de Osio y acude a sor Benedetta, otra pecadora que no tiene más opción que sucumbir ante el chantaje y prestarse a la conspiración que permitirá a Giampaolo Osio tomar por la fuerza a sor Virginia.

Arrigone y Benedetta rindiéndose a los placeres de la carne con dos lindas monjas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe