Películas B

Las producciones más geniales del séptimo arte

La última reseña del mes de agosto le corresponde a una extraña y no tan conocida película mexicana titulada Una rata en la oscuridad, con argumento y dirección de Alfredo Salazar, de quien ya hemos hablado en este blog con El Charro de las Calaveras y Santo en El tesoro de Drácula.


A una vieja mansión que da la impresión de haber estado deshabitada por mucho tiempo se mudan Josefina (Ana Luisa Peluffo) y Sonia (Anaís de Melo), dos hermanas huérfanas que han gastado todos sus ahorros en adquirir esa nueva propiedad. La relación entre ellas es un tanto extraña, puesto que una noche vemos a Sonia recibir desnuda a Josefina para que le dé un masaje, mientras ella le pregunta a Josefina si se ha mantenido soltera solo por estar con ella, a lo que la hermana mayor le responde con otra interrogante, manifestándole su preocupación de que a ella pareciera no interesarle los chicos. Salazar no se anima a profundizar el tema del incesto, pero deja eso ahí en el aire (o quizás yo tengo la mente sucia y ya).


Los primeros días transcurren con tranquilidad, pero inesperadamente una noche Sonia recibe la visita de la enigmática mujer cuyo retrato las había cautivado al entrar en la casa por primera vez y a partir de ahí nada vuelve a ser igual. Sonia empieza a percibir cosas, sienten que la tocan y poco a poco se va distanciando de Josefina, quien en un primer momento se mantiene ajena a todo lo que experimenta su hermana menor, sintiendo únicamente los fuertes temblores que afectan a la propiedad con cada manifestación sobrenatural.


Una rata en la oscuridad podría ser descrita como una película erótica de terror, porque dos escenas que ocupan bastante del metraje de la película corresponden a los momentos en que la fantasmal mujer del cuadro seduce a cada una de las hermanas y tiene relaciones sexuales con ellas. ¿Qué ocurrirá luego? ¿Surgirá una rivalidad entre Josefina y Sonia por el amor del espectro? ¿Harán tríos de ultratumba?

27.8.14

Extraña invasión (1965)

Posted by Marcel |

Ha sido un mes con poca actividad para este blog, pero hoy más que nunca es válido aplicar aquello de más vale calidad que cantidad, trayendo una poco conocida película argentina titulada Extraña invasión, de Emilio Vieyra, el mismo director de Sangre de vírgenes. Su rodaje fue realizado en 1965, aunque parece que no fue estrenada sino hasta 1974, quizás en su momento haya carecido de interés para los distribuidores debido a su mensaje sobre los efectos alienantes de la televisión.

Un poster como hecho en Paint.

Esta producción tiene como peculiaridad que la historia está contada como si ocurriera en los Estados Unidos, si bien fue filmada en Ciudad Jardín Lomas del Palomar, provincia de Buenos Aires, tal y como explica un texto al comienzo de la película. El pueblo ficticio en donde ocurre la invasión fue bautizado como Clearview y los personajes tienen nombres anglosajones como Eddie, Harry, Steve, Dr. Sanders, Dra. Conway, etc. La versión para el mercado estadounidense recibió el título de Stay Tuned for Terror.

Con todo y bandera, por si quedaba alguna duda.

De buenas a primeras la señal de todos los televisores del pueblo se ve afectada por una extraña interferencia que inicialmente afecta solo a niños y ancianos, pero que poco a poco se extiende hacia otros habitantes del lugar, quedando sumergidos en una profunda hipnosis. En un primer momento intentan atribuir el origen de esta señal a la diatermia o presión ionosférica, pero a medida que llegan distintos funcionarios del gobierno central a realizar las pruebas pertinentes, esta hipótesis es descartada y deciden tomar otras medidas.


Ante la imposibilidad de dar con el origen de la fuente que genera esta distorsión en la señal la orden pasa por desconectar todos los televisores del pueblo, pero Steve Jameson (Richard Conte), del ministerio de Comunicación, no contaba con que los hipnotizados se volverían violentos al verse privados de su droga y empezarían a causar destrozos por todo el pueblo. Al mismo tiempo empieza a recibir llamadas anónimas de alguien que se atribuye el hecho y exige que negocien con él, si bien nunca deja claro cuáles son sus demandas.


En uno de esos inesperados giros tan típicos del cine de ciencia ficción, los encargados del caso consiguen aislar el código del diagrama que genera la interferencia y acto seguido le atribuyen arbitrariamente un origen químico, elucubrando sobre la presencia de germanio, silicón, butano o metano en la zona. Se dirigen al pantano en busca de gas pero descubrir que alguien había vertido allí el contenido de un barril de silicón.

17.8.14

La muerte llama a las 10 (1974)

Posted by Marcel |

Las reseñas del mes de agosto dan inicio con una coproducción hispanoitaliana dirigida por el español Juan Bosch basándose en una novela de su compatriota Luisa María de Linares titulada Juan a las Ocho, Pablo a las Diez.


La copia de La muerte llama a las 10 que llegó a mis manos es una transmisión de televisión de la RAI con audio dual en italiano y en inglés, de la otra versión que tengo conocimiento es un VHS en inglés con subtítulos en griego; si no me equivoco no se encuentra disponible en DVD. Imagino que en algún sótano húmedo y mohoso debe conservarse alguna copia en español, aunque en estos casos tampoco es que podamos hablar de idioma original con total seguridad si tenemos en cuenta que la protagonista es de habla inglesa y dos de los personajes principales son de origen italiano.

La película de inicio con un hombre siendo asesinado a navajazos en el baño de un aeropuerto y acto seguido vemos a la protagonista (Gillian Hills), Peggy Foster en la versión en inglés y Darin Faster en la italiana, dirigiéndose apresuradamente a su vehículo cuando de pronto ve pasar un auto cuyo conductor le recuerda a su novio Michael.


Esto sirve para que nos enteremos de que Michael es un corresponsal de guerra en Vietnam y que desde hace cuatro meses no ha dado señales de vida. Si bien esto no significa que le haya ocurrido algo malo, algunos "amigos" de Darin dicen haber tenido noticias suyas, como por ejemplo Jackie Polianski (Silvia Solar), una periodista que ha trabajado con él. Darin también debe aguantarse las insinuaciones de personas como Ronald James (Stelio Candelli) y su secretaria Shirley (Orchidea de Santis) quienes sin reparo alguno dan por hecho que Michael ha encontrado un nuevo amor en Asia.


Darin en cierto modo está resignada a la idea de que la ausencia de Michael pase de temporal a permanente y decide alquilar un anexo de su apartamento a un extraño hombre de lentes oscuros que se presenta como John Kirk Lawford (Bruno Corazzari), aunque le dice que los amigos lo llaman John a secas. Tras dejar instalado a su inquilino, Darin recibe una llamada telefónica de un hombre que se identifica como Michael y la cita para encontrarse en un viejo hangar.


La cita resulta ser una trampa y solo sirve para que Darin ponga pies en polvorosa al oír unos balazos. Al regresar a su edificio se topa con una investigación policial ante un posible suicidio, ¿la víctima? John Kirk Lawford. Confundida por las emociones de las últimas horas, Darin no está segura de qué tanto deba contarle a los investigadores, pero todo termina de enredarse cuando en plena pesquisa arriba un desconocido que se presenta bajo el mismo nombre del fallecido, aunque en su caso pueden llamarlo Kirk (Ángel del Pozo).


Cuando se queda a solas nuevamente en su apartamento descubre que durante su ausencia la identidad de su inquilino no fue lo único que cambió, sino que encuentra un maletín con medio millón de dólares. De más está decirles que a partir de ese punto la vida de Darin empieza a correr serio peligro y con el pasar de los minutos varias personas de su entorno se convierten en cadáveres.

31.7.14

Bite Me! (2004)

Posted by Marcel |

Cerramos el mes de julio con una divertida película sin mayores pretensiones que juntar monstruos con chicas lindas; no es que se trate de una idea innovadora, pero no vamos a quejarnos de una combinación que rara vez suele salir mal. En este caso se trata de Bite Me!, con guión, efectos especiales, edición y dirección de Brett Piper, el mismo responsable de películas como They Bite (con Ron Jeremy) o A Nymphoid Barbarian in Dinosaur Hell.


La acción transcurre en un club de striptease llamado Go-Go-Saurus donde la atracción de cada noche está a cargo de tres chicas lindas y sexys aunque poco diestras con el baile: Crystal (Misty Mundae), Trix (Erika Smith) y Amber (Caitlin Ross). Todas ellas bajo las órdenes de Ralph Vivino (Michael R. Thomas), un jefe explotador dispuesto a todo con tal de mantener el espectáculo en marcha.


Pero las chicas y todo lo concerniente al club no son las únicas cosas que ocupan la mente de Ralph Vivino, quien esa noche espera ansioso una encomienda muy especial. Se trata de una clase de marihuana modificada genéticamente para producir efectos más potentes que los de la marihuana tradicional; originalmente debía recibir dos cajas del producto, pero extrañamente solo una llega a su local.


Ralph escondió la caja de forma diligente, pero ni así pudo evitar que Amber la descubriera durante su receso para fumar y que aprovechara la ocasión para prepararse un porrito. En medio de los efectos de la droga es testigo de cómo unas arañas gigantes abandonan la caja e infestan el lugar.


Estas arañas son las responsables de la desaparición de la marihuana de la segunda caja y la droga ha producido en ellas una mutación que las hace tener un gran tamaño y una aún mayor sed de sangre, produciendo distintos efectos en las personas a las que muerden para alimentarse.


La película que reseñaremos el día de hoy llegó a mis manos de una forma bastante peculiar porque fue mi señora madre quien me la recomendó. Que tu mamá te recomiende una película perteneciente al género nunsploitation y que la describa como "bellísima" mientras habla de violaciones, torturas e intrigas es uno de esos momentos en los que caes en cuenta que tus padres también fueron jóvenes.


La vera storia della monaca di Monza es una película de Bruno Mattei basada en hechos reales y nos presenta a Marianna de Leyva (Zora Kerova), la joven y hermosa hija del noble Martino de Leyva (Andrea Aureli), quien ha sido enviada al convento para hacerse monja, llevando en adelante el nombre de sor Virginia María. Como buena película del género no podemos esperar demasiada lógica de su argumento y al poco tiempo de ella estar ahí le notifican que su padre ha fallecido, por lo que ella pasa a ser la "Señora de Monza". A partir de ese momento incluso sus superioras se ven obligadas a rendirle pleitesía.


La fortuna pareciera no dejar de sonreírle a sor Virginia y con la ayuda de sor Benedetta (Paola Montenero) idean una estratagema para inhabilitar a la Madre Superiora del convento y que sea Virginia la que asuma ese puesto, con Benedetta como segunda de a bordo.

Por otra parte, el conde Giampaolo Osio (Mario Cutini) es un donjuán que vive enamorando a las chicas del convento y ahora le revela a su amigo, el cura Paolo Arrigone (Franco Garofalo), estar perdidamente enamorado de la nueva Madre Superiora, aunque no sabemos si en realidad la ve como una más o incluso si su interés es por la dote de la chica. No obstante, sor Virginia no muestra el menor interés por él y lo rechaza.


Pero ella no es la única tejiendo intrigas y el padre Arrigone también tiene secretos que podrían costarle muy caro en una época en donde por cualquier pequeñez era solicitada la presencia del inquisidor. Por lo que decide colaborar con la causa de Osio y acude a sor Benedetta, otra pecadora que no tiene más opción que sucumbir ante el chantaje y prestarse a la conspiración que permitirá a Giampaolo Osio tomar por la fuerza a sor Virginia.

Arrigone y Benedetta rindiéndose a los placeres de la carne con dos lindas monjas.

23.7.14

The Devil's Daughter (1973)

Posted by Marcel |

El día de hoy tenemos otra producción que formó parte en la década de los 70 del espacio "Película de la semana de ABC". En este caso se trata de una de terror titulada The Devil's Daughter, dirigida por Jeannot Szwarc.

Un poco ridículo el poster moderno, pero no conseguí ninguno de 1973.

The Devil's Daughter cuenta con un interesante reparto actoral, destacando Shelley Winters, Jonathan Frid y Joseph Cotten en los roles de reparto y en el papel principal Belinda Montgomery nos da una excelente interpretación como joven atormentada por unos supuestos amigos de su madre y su misterioso pasado. Al tratarse de una película de terror hecha para televisión carece de sangre y violencia, pero Szwarc logra una muy buena atmósfera en los puntos trascendentales de la trama.

A la izquierda Jonathan Frid y a la derecha Joseph Cotten.

La historia inicia con la muerte de una mujer cuando es sorprendida en su apartamento por tres siniestros individuos, uno de ellos se identifica como el padre de su hija y le anuncia que, habiendo transcurrido ya 21 años, ha venido a buscarla.


Nada más propicio para que dicha hija aparezca que el velorio de su madre, donde es abordada por Lilith (Shelley Winters), quien la invita a pasar unos días en su casa con la excusa de que será un honor para ella contar con la compañía de la hija de su vieja amiga.


No sé ustedes, pero yo empezaría a sospechar de las tendencias de mi anfitrión si llego a su casa y en la sala tiene un cuadro como este:

El día de hoy tenemos esta película griega dirigida por Panos H. Koutras a finales del siglo pasado que es todo un homenaje a la serie B estadounidense de los años '50, recordándome a The Blob y en la película uno de los personajes compara este ataque con el de otra producción de este mismo año: Attack of the 50 Foot Woman.


I epithesi tou gigantiaiou mousaka o "El ataque de la moussaka gigante" como vendría a ser la traducción en nuestro idioma nos presenta a un grupo de lindas extraterrestres de origen desconocido que han metido la pata en una misión en la Tierra durante la reconstrucción molecular de Gora (Dorotea Mercuri), una de sus compañeras. Mientras emanaban desde su nave los rayos requeridos para llevar a cabo el procedimiento no se percataron de que un niño había dejado en la calle una ración de moussaka para un perro callejero y sobre ella cayó la descarga.


Para los que no estén muy puestos en temas gastronómicos, la moussaka o musaka es un plato tradicional de los Balcanes hecho a base de berenjenas, carne, tomate y salsa bechamel. En la historia que nos atañe, un trozo de esta preparación al ser sometido a la radiación sufrió un efecto túnel y la salsa bechamel que la cubría experimentó una "reacción homotética", lo que provocó ese crecimiento excesivo.


La mencionada Gora se encuentra atrapada dentro de esta porción de musaka y sus compañeras no pueden establecer un contacto directo con ella puesto que se arriesgarían a sufrir alteraciones permanentes en su sistema celular por la acción de la atmósfera terrestre. Por lo tanto tanto la opción que les queda es dirigirla al mar para realizar allí la extracción, con el daño colateral de las muertes que deja a su paso mientras se arrastra lentamente hacia la costa griega, provocando en sus víctimas quemaduras de cuarto grado (así dicen en la película) por contacto directo y quemaduras de primero y segundo grado en las personas que se encuentren en las zonas cercanas a su trayecto.

Por más que el Mundial de fútbol monopolice nuestro tiempo libre no hay que descuidar el maravilloso mundo del cine B, por lo que hoy hablaremos de una de las tantas rarezas que componen el catálogo de Something Weird Video. Two Girls for a Madman es un largometraje dirigido por Stanley H. Brassloff y viene en un DVD 3x1 junto a Mr. Mari's Girls y Tortured Females.


La historia es bastante alocada como otros títulos que he visto distribuidos por esta compañía y ya aquí en este blog hace más de 4 años nos divertimos un montón con Love After Death de Glauco Del Mar. A pesar de todo lo extraño y psicodélico el argumento no tiene mayor complejidad y nos presenta a dos amigas, Toni (Arlene Farber) y Sonya (Jean Weston), que asisten a una academia de ballet mientras sueñan con grandes metas para sus vidas.

Al frente Sonya y detrás de ella su ambiciosa amiga Toni.

Paralelamente conocemos a Frank (Lucky Kargo), un hombre visiblemente desequilibrado a quien su psiquiatra le sugiere de manera insistente que acepte pasar una temporada en un manicomio. Frank acepta, aunque a su manera, diciéndole relajado que él le avisará cuándo.


Por su parte Toni está dispuesta a todo por hacer sus sueños realidad y accede salir con un tal Seymour (Jerome Heller), un hombre mayor y casado que le ofreció conseguirle el papel principal para un comercial a cambio de pasar una noche juntos. Seymour le promete que será una velada que ella jamás olvidará y no podemos negarle el hecho de haber cumplido con su palabra. Asisten a una fiesta de máscaras que incluye orgía, drogas y alcohol y posteriormente cierran la noche siendo sorprendidos por Frank, quien se había escondido en el asiento trasero y que con la ayuda de una pistola somete a ambos y abusa de Toni.

25.5.14

Invader (1992)

Posted by Marcel |

Invader es una película de la que estoy seguro que muy pocos han oído hablar. Fue realizada en el año 1992 con un presupuesto muy limitado y solo pudo ser completada gracias a una inyección de dinero de Menahem Golan, quien por ello posteriormente fue reconocido en los créditos como productor ejecutivo.


Pero bajo presupuesto no tiene por qué ser sinónimo de baja calidad y este segundo largometraje de Philip J. Cook así lo demuestra. La acción comienza desde el primer minuto con un pequeño contingente de la Aviación que es emboscado por quienes a simple vista parecieran ser otros militares estadounidenses.


A la mañana siguiente en el lugar de los hechos convergen tres de las figuras principales de Invader: el coronel Faraday (Rick Foucheux) de la Aviación, el capitán Harry Anders (A. Thomas Smith) del Departamento de Defensa y el periodista Frank McCall (Hans Bachmann) del tabloide National Scandal. En un primer momento no notan nada fuera de lo común respecto a cualquier otra escena con varios muertos por arma de fuego, pero uno de los cadáveres los deja desconcertados por completos al parecer como si hubiese sido calcinado.


La animosidad entre estos tres personajes es más que evidente, pero las circunstancias hacen que vuelvan a encontrarse a las pocas horas, cuando McCall consigue escabullirse en una base militar donde estrenarán el F-23, un nuevo modelo de avión invisible para los radares. Un extraño desperfecto en la computadora del avión hace que este se estrelle y desate el caos en esa base militar. McCall es descubierto y puesto bajo custodia por órdenes del capitán Anders, pero unos militares parecieren tener otros planes y lo trasladan a otro lugar de la base para interrogarlo.


Anders y su compañero Harvey Briggs (Robert Biedermann) se percatan de lo sucedido y junto al coronel Faraday empiezan a darse cuenta de que el accidente del F-23 es apenas la punta del iceberg y que hay problemas mayores en esa base militar, como por ejemplo unos soldados que se comportan como autómatas o la interrupción en las comunicaciones.


En este punto de la historia es donde entra de lleno el componente extraterrestre en forma de platillo volador con altavoces que se proclama como autoridad máxima del lugar y corta de raíz cualquier amenaza que se presenta. Mientras tanto, Anders y McCall abordan un F-117B con el objetivo de llegar hasta Washington y así alertar al gobierno central, al tiempo que desde tierra el coronel Faraday busca crear una distracción que les permita despegar.

Vampire Vixens from Venus es una sexy comedia de mediados de los años 90 dirigida y producida por Ted A. Bohus cuya trama gira en torno a un trío de venusinos que llega a nuestro planeta en busca de cierta droga que se encuentra disponible en el cuerpo de los hombres terrícolas justo en el momento de mayor excitación sexual.


Estos visitantes de Venus tienen un aspecto bastante repulsivo, un tipo pícnico y baboso que mágicamente se transforma en el de una despampanante mujer terrícola al manipular los botones de su brazalete.


Mientras Omay (Leslie Glass) lidia con un brazalete defectuoso que le impide adoptar una forma apta para el planeta Tierra, Shirley (Theresa Lynn) y Arylai (J.J. North) consiguen rápidamente su primera víctima y al extraerle todo el líquido vital la dejan arrugada como una uva pasa.


El siguiente paso para nuestras chicas es encontrar un sitio que les sirva como centro de operaciones mientras recolectan la ansiada droga y para ello seducen a un trío de nerds que sucumben con facilidad a sus encantos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Subscribe